Tomás Linn
Tomás Linn

"Bendición Tata"

Bendición Tata", solían pedir mujeres y hombres a sus padres cuando debían tomar una decisión crucial en sus vidas. Nada podían decidir o iniciar hasta que el anciano padre, en su supuesta omnisapiente sabiduría diera su visto bueno.

Algo así hizo hace unos días el ministro Danilo Astori cuando se trasladó hasta la chacra de José Mujica para ver si tenía su respaldo en caso de presentarse como candidato a presidente en las elecciones del año que viene. No tuvo suerte, no hubo bendición.

Pese a su imprecisas negativas, persiste la expectativa de que el propio Mujica se presente. Eso al menos quiere su sector el MPP, que no deja de presionar. Juega a su favor su popularidad, juega en contra su edad. Y mientras ese tema no termina de aclararse, otros mueven sus piezas para acomodarse mejor, pero a la espera de lo que diga el gran padre.

Cada vez que el expresidente toca el tema, comienza una danza de nombres para una eventual candidatura en caso de que no se presente. Algunos de esos nombres se lanzan al ruedo para quemarlos en forma anticipada. La gente, mientras tanto, observa como un desacreditado Frente Amplio busca aire para pelear un cuarto período consecutivo en el gobierno.

Hubo en estos días repetidas salidas a la prensa del intendente canario Yamandú Orsi. Si bien desde la elección pasada se hablaba de su posible candidatura para el período siguiente, durante estos años tuvo presencia limitada al departamento que gobierna, no a nivel nacional. Ahora, en forma súbita, hizo varias apariciones y todas polémicas.

Tuvo reflejos rápidos ante algunos crímenes en su departamento al sostener que la situación se jugaba entre "ellos o nosotros": "ellos" eran los delincuentes y "nosotros" era el común de la gente. Sin embargo, algunos dirigentes frentistas le salieron al cruce por hacer una contraposición inconveniente, pese a que la población hace rato ve el drama en esos exactos términos.

También dijo que el Frente debía pedir disculpas por haber defendido a Raúl Sendic: "nos equivocamos; no fue feliz lo que planteamos, como frenteamplista me hago cargo". Un juicio que buena parte del país comparte, menos las cúpulas frentistas.

Se especula sobre qué ocurrirá con Carolina Cosse, una vigorosa e inteligente ministra. Sin embargo, es razonable preguntarse si por su modalidad personal será capaz de seducir a los votantes.

También da señales el intendente Daniel Martínez, este sin bendición patriarcal lo cual podría ser un problema incluso para el propio Frente. La última vez que fue dejado a un lado, en Montevideo hubo un 10 por ciento de votos en blanco. Insistió en la siguiente y ganó. A veces no tener bendición ayuda.

Días atrás dijo "estar podrido" de la presión sindical a la que estaba sometido, algo que buena parte de los uruguayos compartieron. Por otro lado se vende como un político que "hace obra" (obra que sus correligionarios no hicieron en los 25 años previos) y vuelca cemento por toda la ciudad. Esto genera estorbos hoy, pero no lo hará cuando ese cemento se seque justo antes de las elecciones.

Y está Astori, que considera que siendo un líder histórico del Frente le llegó el turno a él. Sin embargo, lo de pedir la bendición fue desconcertante porque indica que pese a su trayectoria, a los cargos ejercidos (dos veces ministro de Economía y vicepresidente) y a la influencia que tiene dentro del gobierno, necesita de Mujica para ser candidato, lo que implica reconocer que el liderazgo lo ejerce otro y no quien pretende ser presidente. ¿Qué hará ahora que no tiene ese apoyo?

Mucha gente recurrió a la imagen del emperador Enrique IV cuando en 1077, en el frío de los Alpes y vestido en harapos, fue al Monasterio de Canossa a pedir perdón al Papa Gregorio VII. Sus ofensas le habían costado la excomunión. Con el perdón, el emperador recuperaba su capacidad para seguir reinando. Pero el poder era de otro.

Los historiadores ingleses señalan cómo en tiempos de crisis surgían los "kingmakers", nobles con enorme influencia que manipulaban los hechos para que uno u otro de los herederos a la corona, terminara siendo el rey.

No debería ser así en una democracia. Quien gobierna debe surgir de las urnas, gracias al voto del soberano. No parece saludable para las instituciones que desde su chacra Mujica juegue a tirar nombres para decidir quién será el sucesor de su "reinado" y el de Vázquez.

Tantos nombres podrían dar la idea de un Frente con mucho para ofrecer. O por el contrario, mostrar cuán desorientado está.

Lo está. Con problemas acuciantes que no sabe resolver, el oficialismo no asume culpas por sus desatinos y las traslada a terceros, en una estrategia que a nadie convence. La última moda es señalar a los autoconvocados como únicos responsables de cuanta cosa mala sucede en este país. A ellos se les achaca todo, en una reacción que es infantil y provoca risa.

Es en este complicado contexto que los precandidatos frentistas deberán convencer a la gente de que ellos son la mejor opción. No les resultará fácil.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º