Sergio Abreu
Sergio Abreu

A modo de despedida

En los próximos días asumiré como Secretario General de la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi) para el período 2020-2023.

Ello significará una incompatibilidad de las nuevas funciones que asumiré y el periodismo de opinión, lo que hace que esta sea mi última columna -por lo menos durante un buen tiempo- en el diario El País, una casa que conozco desde “chiquito”.

Ingresé a ella por primera vez hace muchos años (tenía poco más de 5) y en ese entonces y por mucho tiempo estuvo impregnada con el olor a tinta de sus máquinas, al plomo de sus linotipos y la visión de una troupe que se paseaba por la redacción con riguroso saco y corbata. Acá tuve mis maestros de la política y tengo mis amigos de la niñez. Una historia de vida que la veo como una etapa y no como un retiro definitivo.

Hoy es muy distinto, no hay tinta ni plomo. Solo computadoras más grandes o más chicas que hacen su trabajo con enorme celeridad, mientras lo sacos, pero sobre todo las corbatas, brillan por su ausencia. Se ven obsoletos, como algo que quedó en el pasado. Pero el cariño por todo lo que hay adentro es el mismo, aunque muchos de los que antes veía, quería y manteníamos largas charlas, ya no están.

Por eso quiero compartir con ustedes, pacientes lectores de décadas, lo que he venido recogiendo como lecciones y sugerencias de vida. Todas son expresiones de compromiso para que despierten inquietudes, discrepancias y coincidencias, así como ya sucede entre mis hijos y nietos.

La mayoría de ellas no las he logrado cumplir a cabalidad. Pero mantengo enhiesto el propósito y la esperanza de que cada día pueda agregar alguna más y, tal vez, llegar a llenar el álbum.

Si Dios quiere nos encontraremos en otro escenario y otra etapa. Hasta ahora los recuerdos no sustituyeron los sueños...

Van allí algunas cosas para pensar y reflexionar. Suerte si alguien asume alguno de esos retos: y los considera como suyos

1) Anímate. La madera de las puertas que abrirás todavía está en el monte

2) Sé optimista. La cometa remonta con viento en contra.

3) Valora tu familia. Las deudas de los afectos familiares no se refinancian.

4) No seas vengativo. El rencor te hace su esclavo.

5) No discrimines. Si lo haces eres un inseguro e ignorante

6) Sé humilde. No sacrifiques una amistad por una buena broma del momento.

7) Sé auténtico. La lealtad es una virtud, la obsecuencia es indigna.

8) Sé oportuno. Una lágrima, una sonrisa, una discrepancia y un abrazo tienen sus momentos. Respétalos.

9) No abandones la lucha. No vuelvas de la trinchera con una bala sin disparar.

10) Hazte respetar. La violencia no es el instrumento y el dinero nunca te lo asegura.

11) No seas egoísta. Defiende tu mundo, pero no condiciones el de los demás al tuyo.

12) Sé un buen amigo. La cercanía es lo primero. No pidas lo que no mereces, ni des a tus amigos lo que no merecen.

13) Sé sincero contigo mismo. No busques en la fuerza de los demás el origen de tus debilidades.

14) Valora lo espiritual. Si crees en Dios defiende tu Fe, pero respeta lo que piensan los demás.

15) Cumple con la palabra empeñada. Lo único que te hará confiable.

16) Sé ambicioso. Pero no cumplas tus sueños a cualquier precio.

17) Asume la competencia. Pero ten en cuenta que no siempre el vencedor es el más respetado.

18) Sé moderado. Analiza tu consciencia antes de juzgar a los demás.

19) Sé moderno. Actualízate pero no seas esclavo de la tecnología.

20) Sé solidario. No lo asocies solamente a la religión a la ideología.

21) Sé transparente. El cara a cara lo soporta poca gente.

22) Defínete. No es lo mismo hacer lo que quieres, que querer lo que haces.

23) No vivas tus problemas aislado. La soledad es la peor compañía.

24) No humilles a nadie. Donde no tengas un amigo no te busques un enemigo

25) Aprende a perdonar y a ser perdonado. Serás respetado y querido.

26) Que te conozcan por tu firmeza. No la confundas con soberbia o tozudez.

27) Habla bien. No seas frívolo. Utiliza más sustantivos que adjetivos.

28) Sé prolijo y educado. No importa la ocasión ni el ambiente en que te encuentres.

29) Respeta y defiende a tus hermanos. El amor empieza por casa.

30) Tus padres son los que más te quieren. Los de afuera son de palo.

Nos vemos...

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados