Ricardo Reilly Salaverri
Ricardo Reilly Salaverri

1965 (¡Volvimos!)

Tras estudios primarios y secundarios con los jesuitas, en una institución privada de exigente educación y funcionamiento disciplinado, en marzo de 1965, ingresé a la Facultad de Derecho de la Universidad de la República.

Un caos. Con el tiempo, sorprendido vi co-mo algunas personas -universitarios- con las que compartimos la formación primera eran noticia policial por actuar en el terrorismo, o habían huido al exterior.

Por convicciones que hacen a los valores de Occidente -libertad, derechos humanos, solidaridad social- que han hecho del Uruguay realidad latinoamericana distinta en el continente, nunca dudamos del bando al que pertenecemos. Enfrente está la destrucción de nuestras instituciones políticas, económicas y sociales, y la promoción de una confrontación constante en la sociedad. Es simplemente lucha por el poder. El comunismo y la subversión de ayer, sus asonadas y protestas sindicales que hoy se repiten. Pese a la pandemia y las dificultades del pueblo uruguayo todo. Volvimos 55 años atrás. A 1965.

Le Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguaya (FEUU), vieja careta del partido comunista, por estos días junto con sindicalistas de la educación pública afines viene de promover una marcha estudiantil. Callejera. Sin respeto sanitario alguno. Consignas: presupuestos para la educación y la Universidad magnánimos ignorando una economía crítica, de existencia planetaria. Iba incluida la evocación de “mártires” estudiantiles de otrora. Encabezados por Líber Arce, un camarada “universitario” profesional, que no daba exámenes. Organizaba enfrentamientos. No se recordó -obvio- al “estudiante” que murió al explotarle una bomba que fabricaba en la Facultad de Ingeniería, hecho que provocó la intervención de la Universidad.

Del rector para abajo, y con políticos connotados del “rompantodo”, los cánticos entonados en la oportunidad son elocuentes. Evitando citar lo que quiere ser agravio personal a autoridades de gobierno, va un ejemplo: “No queremos milicos/ tampoco represión/ Queremos presupuesto/ para la educación… Ay que no alcanza, oh/ el presupuesto de la enseñanza/ Y, sobra en pila, oh/ del presupuesto de los gorilas… Baila que baila, baila/ baila el corazón/ Sin policías, sin vigilantes/ vamo’a vivir mejor… El pueblo, el pueblo/ el pueblo está podrido/ Hay que desmantelar el aparato represivo/ Bombas y bombas/ bombas y explosivos/ Hay que desmantelar/ el aparato represivo…”

En la marcha destacaba la candidata Carolina Cosse, respaldada por el partido comunista. En televisión días atrás se presentó con un afiche rojo de fondo. Trataba de un homenaje a Fidel Castro. Para no ser menos su rival en el concurso de “heladeras”, Álvaro Villar, patrocinado principalmente por los tupamaros, en el programa Malos Pensamientos conducido por el “licenciado Petinatti”, interrogado sobre si Venezuela es una dictadura, respondió: “no es una democracia”. Tenía que responder “sí o no”. Repreguntado, repitió su respuesta. Como le dieron la opción de pasar, dijo: “paso”. No se animó a decir “¡sí!”. Les tira el chavismo. (En el ínterin, Martínez “mutis”. Se ha vuelto “freezer”).

Los hechos mandan. ¿alguien puede dudar que el FA tal como reza su propuesta quiere el municipio capitalino para acomodar amigos y levantar una barricada contra el gobierno nacional?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados