Ricardo Reilly Salaverri
Ricardo Reilly Salaverri

¡Tranquilo el perro!

Los perros son amigo, custodio, colaborador en el campo, guía de ciegos y un policía más.

Los perros son amigo, custodio, colaborador en el campo, guía de ciegos y un policía más.

Por curiosidad: ¿alguno de ustedes ha visto en su vida un murciélago? En algún galpón oscuro y cerrado de campaña creemos haber visto alguno. Viven en la oscuridad. Son como ratones con alas, negros, duermen colgados de las patas con la cabeza para abajo. Y, a no confundir con los vampiros. Vampiros conocemos un montón. Son humanos que chupan la sangre a sus semejantes. Un ejemplo: Drácula el Señor de las Tinieblas. A los fatti in casa los vemos en televisión y les tenemos sentados en mullidos sillones de gobierno, con secretaría, coches con chofer, pasaje aéreo abierto y… tarjeta de plástico para compras. Ponen impuestos, se los gastan y hacen desaparecer fondos públicos con facilidad.

Días atrás se difundió la noticia de que en Etchevarriarza y Marco Bruto, en Pocitos, Montevideo ¡había aparecido un murciélago muerto en la vereda! ¡Un murciélago! Cerca de casa. Con tal motivo miembros de una comisión estatal de rara denominación anunciaron una visita a la zona, ya que el difunto citado podía haber mordido y contagiado de rabia a los perros del barrio, por lo que irían allí a dar inyecciones por si las moscas. En casa tenemos un caniche pequeño, blanco. Se llama Mayo y nos alegra la vida. Cómo pasa con las mascotas, se lo atiende, come ración con horarios de precisión inglesa y sale a pasear con collar y correa.

Cuando me avisaron que en la puerta del departamento habían unos señores investigando si allí habían perros para darles un pinchazo, hice mutis por el foro. Es que en casa el que está aquejado de rabia es quien firma. No por la succión de un murciélago, sino por la de los vampiros. Es lógico suponer en la era frentista que alguien tiró al murciélago hecho cadáver para hacerse un currito con la jeringa.

Todo es curro. La marihuana, la vivienda sindical, las decenas de miles de nuevos empleados públicos, Alas-U, el avión presidencial, los titulados sin título, las ONGs de ignotas tareas, el plástico como medio de pago obligatorio, los carguitos de confianza multiplicados al infinito, el monopolio de servicios de salud especializados prestados por empresas privadas, y tantos más que la ciudadanía conoce.

Con los perros viene un “currazo” fenomenal: ponerles obligatoriamente un “microchip” a todos los perros que ladran en el suelo patrio (Montevideo Portal, 20/06/17). Es tarea a cargo de un “Registro Nacional de Animales de Compañía”. Una comisión del Ministerio de Ganadería formará médicos veterinarios para la tarea. Se designarán tandas de 150 votos, perdón, digo veterinarios, que se especializarán en “microchipeo perruno”. Su incrustación en los caninos -dicen- sirve para identificar a sus propietarios por si alguno daña a alguien o provoca un accidente de tránsito. Se hará un Registro -otro más del Gran Hermano- para identificar canes y dueños. Se controlará el cumplimiento de la gabela y habrá sanciones.

La tienen estudiada. Concluyeron en que hay 1.750.000 perros en el país y cada chip -su injerto será obligatorio- saldrá entre 200 y 300 pesos más IVA. Ya hay ocho comités de base -perdón, digo empresas- interesadas en la tarea. A 300 pesos es un negoción de $ 525.000.000. Tomando el dólar a $ 30 son 17.500.000 dólares. ¡Más las sanciones! Y, el IVA (“Chicho”: ¡vos sí que tenés recursos!).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)