Ricardo Reilly Salaverri
Ricardo Reilly Salaverri

Reino Unido y agro

Ante turbulencias la agropecuaria, por la forestación y la ganadería e industrias afines, es cimiento firme.

Ante turbulencias la agropecuaria, por la forestación y la ganadería e industrias afines, es cimiento firme.

La forestación fue impulsada primero por el gobierno del Dr. Julio María Sanguinetti y luego por el del Dr. Luis Alberto Lacalle Y, las plantas de celulosa primero por el del Dr. Jorge Batlle. Luego, tras manifestar su oposición a la planta actual de UPM, el Dr. Tabaré Vázquez, en su primera presidencia, supo aceptar sus bondades. Y, tras recorrer el país proclamando que los eucaliptos secarían los campos, el “Pepe” Mujica, advertido del absurdo de su postura, promovió la industria forestal de Montes del Plata.

La ganadería, introducida en la Colonia, por Hernandarias (siglo XVII), fue soporte histórico de nuestra viabilidad material, como república independiente, junto con el Puerto de Montevideo. Hoy, hay gente que cree que nuestro ganado es el “cimarrón” que trajo Hernandarias...

Inglaterra, no solo fue inspiración de la democracia liberal occidental o gestora de la revolución industrial del siglo XVIII, o de deportes que conocemos (fútbol, rugby, tenis, etc.), sino que en nuestro país contribuyó al desarrollo de los ferrocarriles, los primeros frigoríficos y al progreso vigoroso de nuestra producción ovina y vacuna. Por citar algunos casos, en las ovejas de las que hoy se exhiben prototipos de razas mejoradas durante prácticamente 150 años, se ven corriedale, ideal, romney, etc., y en ganadería, decisivas en nuestras excelentes carnes vacunas las de hereford, abeerdeen angus, bradford, etc.

El desarrollo agropecuario de Inglaterra, se agrandó cuando tras sostenerse antiguamente que “las tierras eran de la Corona”, se pasó desde el siglo XVIII, al equivalente de nuestro alambramiento (enclosure), cerrándose las parcelas productivas, afirmándose fuertemente la propiedad privada de la tierra como un derecho natural, debidamente titulado, reconocido a los propietarios privados, y prevaleciéndose las economías de escala con ba- se en extensiones grandes, cuyo beneficio para el Reino en conjunto era muy superior a la producción en pequeñas parcelas, de extensiones imprecisas.

Nuestro país vivió la cambiante determinación de la propiedad de los campos a través de su distribución sucesivamente en el tiempo colonial, luego durante el desarrollo de la independencia nacional, y finalmente por las operaciones combinadas del mercado y la intervención estatal a partir de la creación, a mediados del siglo pasado del Instituto Nacional de Colonización. Este, que antes que a la calidad y volumen de la producción nacional, contempla un interés “social”, y convive con la potencia del aparato productivo privado en su conjunto. Así, tenemos extensiones más amplias, medianas y pequeñas, según el rubro agropecuario de que se trate. El salto tecnológico adelante se dio hacia 1876 cuando durante el gobierno del coronel Latorre se terminó con el bandidaje en la campaña, se alambraron los campos y productores visionarios comenzaron a mejorar los ganados importando las antes citadas razas inglesas, actividad siempre sostenida en las buenas y las mala por la cabaña nacional, históricamente apoyada por la Asociación Rural del Uruguay.

La actual expo-Prado, fiesta de la empresa nacional y el Estado, que vienen actuando coordinadamente, y del pueblo todo que le visita, con exhibición y expresiones de espectáculos populares, es expresión viva de una larga historia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados