Ricardo Reilly Salaverri
Ricardo Reilly Salaverri

Previa y partido

La pantalla nos convoca a la previa deportiva y los partidos que le siguen del sudamericano de fútbol de Brasil.

De igual forma, al aproximarse las internas de los partidos políticos del domingo 30 de junio estaremos participando de la previa de un año, en el que -luego de acabado el calentamiento- en el octubre venidero se jugará el partido que sellará la suerte del mañana nacional. Estas previas de junio son apenas antesala del partido a jugarse en octubre.

El 30 de junio surgirán las fórmulas de candidatos a presidente y vice que competirán por cada partido en las elecciones de octubre 2019. Además, se elegirán miembros de las convenciones nacionales, expresión de soberanía partidaria que avalará tal circunstancia y también se elegirán en cada departamento las convenciones locales que actuarán en su momento con similares propósitos.

En el mundo desarrollado las alternativas electorales implican análisis de propuestas diversas de programas y personas que no tocan lo fundamental de los principios que hacen a la Libertad y sus instituciones culturales, políticas, económicas y sociales. En nuestro país es distinto. Los grupos mayoritarios que conforman al actual gobierno nacional abrazan soluciones totalitarias, tiranías sanguinarias y cleptómanas y fracasos. Así, el intendente -renunciado- precandidato, Daniel Martínez, tras decir que la Unión Soviética era una experiencia horrorosa, tuvo que desdecirse y pedir sumisamente perdón ante la indignación de los capitostes del malón rojo que le acompañan. Y, botón de muestra, los otros precandidatos, Andrade, Cosse y Bergara, comparten experiencia al haberse formado todos en la Unión de Juventudes Comunistas. El paredón castrista y el genocidio chavista son simplemente “democracias distintas”, consecuentemente, dicen.

Con las encuestas las disparidades merecen un “no aclares que oscurece”. Las hay consistentes y las que parecen cantadas por una gitana tirando cartas. Miremos las tendencias. Todo se complica por la incertidumbre de los partidos más chicos, difíciles de medir. En el Partido Colorado, se discuten las chances de Julio M. Sanguinetti y Ernesto Talvi, con mayoritario favoritismo del primero.

En el Partido Nacional el revuelo es mayor. La situación de Luis Lacalle Pou parece estar asentada en una tendencia superior a las demás y existe controversia entre las posibilidades de Jorge Larrañaga y las de Juan Sartori de reciente surgimiento sostenido por una apabullante publicidad. No cabe dudar, además, el intendente -de licencia- Enrique Antía y los grupos que le respaldan tendrán sufragio mayor al de los pronósticos. La acción popular indeclinable de los movimientos arraigados en la matriz militante popular herrerista y wilsonista cabe esperar reciban el mejor reconocimiento cívico en las urnas.

Luis Lacalle ha insistido ante los divisionismos en el partido y fuera de él en que hay que evitar agravios y ver lo que une y no lo que separa. Soy de los que comparten tal actitud acorde a las circunstancias. Teniendo presente que después de junio iremos a una lucha entre el pueblo republicano y la entente chavista, que -como ya lo hace- no escatimará el uso amoral de todo el peso y medios de un Estado que no le pertenece, para mantener privilegios y fracasos. Cada voto voluntario en octubre es un estandarte de la República. Rescatemos el país.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados