Ricardo Reilly Salaverri
Ricardo Reilly Salaverri

Pasividades y discursos

El Partido Nacional ha sido promotor histórico del sistema de jubilaciones y pensiones desde el Presidente Br.Gral. Manuel Oribe (1836) hasta hoy.

Así, en 1992 ante la alarma provocada por el colapso del sistema vigente, regido por el Acto Institucional Nº 9/79 dictado durante el gobierno de facto, anunciada por estudios de la Facultad de Ciencias Económicas, el gobierno nacionalista presidido por el Dr. Lacalle Herrera, a través del Ministerio de Trabajo y Seguridad que encabezaba el Ing. Carlos Cat, convocó a una comisión de la que participaron todos los partidos políticos, y todos los gremios de empleadores , trabajadores y jubilados más representativos, para analizar el tema. Funcionó en la sede del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social durante más de dos años, que tengo presentes ya que presidí la mesa que dirigía las reuniones. Previendo la tentación demagógica propicia en la materia que toca a más de 9000.000 pasivos que votan, se estableció otra comisión estrictamente técnica multipartidaria que sesiono en el BPS. Al final surgió, proyectada principalmente por el gobierno, y autoridades y servicios técnicos del BPS, lo medular del sistema mixto -de solidaridad intergeneracional y ahorro individual- hoy vigente. Dado que al gobierno mencionado no se le concedieron los votos parlamentarios para hacer ley la propuesta, la solución con leves modificaciones se sancionó legislativamente en 1996 - presidencia colorada del Dr. Julio María Sanguinetti - con los votos del oficialismo y los del Partido Nacional. El aporte del FA. y los sindicatos fue nulo.

El nuevo régimen vigente hasta hoy permitió encausar circunstancialmente las cosas. Ahora, el sistema previsional hace agua nuevamente. El gobierno frentista le hizo perforaciones importantes. Sumó gente supuestamente perseguida por el gobierno de facto que nunca había aportado y - lo peor- por iniciativa del actual ministro del ramo, redujo los años de aportación para obtener la jubilación. Que pasaron de 35 a 30 años, incrementando severamente el número de pasivos.

Durante los 15 años de gobierno en curso, el otro “aporte frentista” fue la confiscación continua a 150.000 pasivos que más habían aportado en vida, titulares de pasividades mayores por ello, a través del “Impuesto a la Seguridad Social” (solución Vázquez- Astori, continuada por Mujica). Un ajuste fiscal que se viene apropiando de un 10%, de los haberes de pasividad de cada beneficiario del sector mencionado.

Con un Estado actual progresista en bancarrota, cabe preguntar ¿por qué nuestros gobernantes no impulsaron ante la realidad una reforma jubilatoria gozando en estos 15 años con mayorías parlamentarias, como no se conocieron en la historia de la República?Hablamos del tema más grave de nuestra sociedad. De 900.000 pasivos (750.000 del BPS), y de futuros pasivos y de un déficit que debe solventar anualmente el Estado central con 2.800 millones de dólares considerando a todos los institutos de seguridad social del país (datos República AFAP). Hoy, de cara a las elecciones cabe decir que no hay en el tema promesas fáciles y creíbles, y que si cambia el signo de gobierno será necesario un acuerdo nacional. También, que anunciar maravillas en el tema ante los comicios próximos es irresponsable. Por lo expuesto y muchas razones más, si ganase el frentismo se sabe: boleto a Caracas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos