Ricardo Reilly Salaverri
Ricardo Reilly Salaverri

Los osos vuelan

Al cierre de este año como señal de optimismo en medio de un desánimo generalizado, al participar como oyente de múltiples charlas, paneles y conferencias, he constatado la existencia de personas y organizaciones, con gente nueva, ganada por intenciones altruistas que de cara al bien común, tienen sentido del tiempo nuevo contemporáneo, y son noble cimiento para ayudar a construir un mejor destino nacional. El hecho alienta la esperanza.

Apertura internacional, racionalización de la economía estatal, políticas de educación, fortalecimiento del sector privado y todo lo que nos permita crecer para formar una sociedad que integre a la vida humana a una legión de compatriotas que han quedado al costado del camino, está en el orden del día. Lo último explica por qué pese al crecimiento económico de los últimos 15 años, impulsado por la agropecuaria y las agroindustrias, y el boom de los commodities, padecemos actualmente una fractura social y el acrecimiento del crimen, con una virulencia como jamás conoció nuestra república moderna.

Esta capacidad intelectual y moral para ser protagonista, requiere obviamente, de un cambio político en la gestión de los negocios públicos. Lo actual está muerto.

Seamos ilustrativos. En el cuarteto de precandidatos frentistas, para ejemplificar, revista el comunista Óscar Andrade. Que en el tiempo que vivimos alguien se rotule y presente como comunista —fracaso y genocidio— es delirante. Hablamos de un capitoste del sindicalismo vigente que ha condicionado severamente al actual gobierno frentista.

Su elocuencia es gráfica. Considera está capacitado para presidir al país. Dice se presenta porque el Frente puede perder debido al escándalo de Sendic. Es original. En un programa de entretenimiento televisivo, dijo que la cría de la oveja es el ternero (palabra que eligió de una lista de cuatro entre las que revistaba "cordero"). En otra declaración manifestó que si la desregulación laboral fuese tan buena "África sería el mejor país del mundo". O sea que a partir de ahora habrían cuatro continentes y un gran país que es África. Y, adelantando sobre su política salarial de ser presidente expresó que el salario no es un costo de producción (!). O sea, que el cambio copernicano que causó la globalización económica merced a los bajos salarios asiáticos, indios, pakistaníes etc., es un simple espejismo. La realidad planetaria está equivocada. Palabra del compañero Andrade.

Tiene socios ineludibles. El Cr. Danilo Astori correligionario de Andrade viene de decir que actualmente ¡el turismo supera a la producción de carne, granos, etc., en lo que hace a los ingresos del país! Así se explica el catastrófico atraso cambiario, los costos de electricidad y combustible, y la crisis de la producción nacional y las industrias exportadoras actual. Llevado a lenguaje de Andrade, lo de Astori es como decir que los osos vuelan. Y, apenas hace un rato, el presidente Vázquez en Artigas, inauguró un pequeño tramo de carretera recién asfaltado y mal hecho, y ante la pacífica protesta de modestos trabajadores de la plantación de tabaco perjudicados por sus políticas contra el cigarrillo, se fue, y Bonomi no tuvo mejor solución que meterles la pesada llevándose a alguno preso.

En fin, estos personajes y el gobierno que integran —es lo que se quiere explicar— no tienen espacio en la esperanza nacional ¿Está claro?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos