Ricardo Reilly Salaverri
Ricardo Reilly Salaverri

La nueva UPM

Nos pasa a todos en el alud de las cosas cotidianas, en algún momento nos detenemos, nos tomamos un rato para reflexionar y advertimos que los años han pasado.

Que la realidad ha cambiado. Y a cada hora con mayor velocidad. Días atrás alguien comentaba que un celular hoy es una computadora 100.000 veces más potente que las que le permitieron al hombre llegar a la luna. Y comprendemos por qué. Especialmente quienes peinamos canas sentimos que las circunstancias nos pasan impiadosamente por arriba.

Voy a obviar citas de números para mencionar hechos que se sustentan en una matemática de fácil acceso. Por estos días se ha anunciado la concreción -probable- de una inversión enorme en el centro del país basada en la instalación de una industria de celulosa impulsada por capitales finlandeses. Si todo pasara como se lo cuenta indudablemente se produciría un codo en la economía nacional. Con peso en la realidad, que mi generación no llegará a ver en su plenitud. Es importante recordar cómo se llega a esta posibilidad. En primer término está la promoción de la forestación. Con facilidades tributarias fenomenales para que tuviese curso, lo que sucedió durante la primera presidencia del Partido Colorado (1985), tras la experiencia cívico-militar, siendo Presidente el Dr. Julio María Sanguinetti. Iniciativa que tuvo el respaldo del Partido Nacional cuyo liderazgo -fallecido Wilson- reposaba en el Dr. Alberto Zumarán. El Frente Amplio estaba en contra. El “Pepe” Mujica recorría el país diciendo que los arboles iban a chupar el agua de los campos y se iba a morir el ganado. El paisaje del país en poco tiempo cambió. Se lo veía físicamente. En el avance en todo el territorio de verdes montes abigarrados. En una primera etapa los puertos comerciales de la república comenzaron a llenarse de troncos para exportación. Y, durante la presidencia del Partido Colorado del Dr. Jorge Batlle (2000) plena de dificultades se instaló la primera planta de celulosa de UPM. El Partido Nacional acompañó. El Frente Amplio se oponía y le hacía guiñadas a los piqueteros argentinos que en nombre del medio ambiente se oponían a la instalación de la primera UPM. El tiempo demostró que los fundamentos ecológicos que se invocaban para oponerse al emprendimiento no tenían fundamento. Y que las decisiones políticas del gobierno nacional se sustentaban en fundamentos científicos consistentes. Y que la ganadería nacional se mantuvo, siendo hasta hoy un soporte inconmovible de la hacienda patria.

El Partido Nacional bajo la presidencia del Dr. Luis Alberto Lacalle Herrera (1990) también había mantenido una línea de gobierno favorable al desarrollo forestal del país. En el marco de lo que fue estrictamente -y debe subrayarse- una política nacional de Estado. Todo se inscribe en una trayectoria histórica de nuestra República signada por instituciones democráticas estables, realidades previsibles, cumplimiento de los contratos internacionales y la mejor realidad social de América Latina. Desde la época de la colonia hispánica en adelante.

Sobre lo que ahora está pasando hay compatriotas que tienen vacilaciones. Saber a quién asiste razón no es fácil. Especialmente porque a diferencia de lo que sucedió por ejemplo con el Mercosur y su creación, el gobierno ha mantenido un secretismo inadmisible en relación con un tema nacional. De todos los uruguayos de hoy y de mañana.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados