Ricardo Reilly Salaverri
Ricardo Reilly Salaverri

Manzanas y sandías

¿Carnavales? Los de antes. Sonreía hasta el tango. Cantaba: “…alegre mascarita que me gritas al pasar: ‘-¿Qué hacés...? ¿Me conocés’… -¡Sacate el antifaz! Detrás de tus desvíos todo el año es Carnaval! (Anselmo Aieta, 1926). 

Ahora sin antifaces igual hay protagonistas en las carnestolendas presentes de cuerpo gentil.

Ocurre con el intercambio entre el economista Danilo Astori y “el licenciado” Raúl Sendic. El primero dijo que las andanzas non sanctas del segundo le habían hecho daño al Frente Amplio y el segundo replicó: “Danilo, con todo cariño, comprate un espejo antes de hablar de ética y errores”. Es una sentencia. Aunque el daño principal de los “errores” no castigó a una organización política sino a Juan Pueblo (Ej.: contrapunto Pluna vs. Ancap).

En medio del debate citado la actual Ministra de Economía y Finanzas Azucena Arbeleche realizó una clara exposición pública. No cabe extenderse al respecto. Solo destacar dos puntos. Uno es que pese a recibir en marzo 2020 una economía estancada, con déficit fiscal grave, endeudamiento público significativo, estancamiento económico desde 2014 en adelante y datos de desempleo que crecían sostenidamente desde 2011, el gobierno nacional en medio de la pandemia ha volcado en apoyo social a los compatriotas comprometidos más de 1.200 millones de dólares. Lo segundo es subrayar que la ministra recordó que “no será candidata a presidente”. Una buena nueva habida cuenta de los recordados espacios fiscales que inventaba el eterno candidato al cargo frenteamplista ahora llamado a mirarse en el espejo.

Los dichos ministeriales encontraron eco en un furibundo abanderado de la tiranía castrista cubana. El senador Mario Bergara que dijo se habían mezclado en la materia “peras con manzanas”. La cita frutícola es confusa. No lo es advertir por qué los socialismos latinoamericanos funden a los pueblos. En un instituto llamado Agencia Nacional de Investigación e Innovación había un gerente en la era progresista que ganaba más de 300.000 pesos mensuales (un 30% más que el presidente de la institución). Dentro de un plan de racionalización del instituto, ha sido cesado. La segunda gerente del organismo, que ganaba más de 250 mil pesos mensuales en esta feria de la abundancia, también ha sido cesada. Y, la adjunta a la gerencia general, por carecer de sentido su cargo desde que el gerente fue destituido, que gana más de 200 mil pesos mensuales, no puede cesarse porque está en pase en comisión en el Senado. Ella junto con la subsecretaria del directorio del organismo que gana a su vez más de 160 mil pesos mensuales, son intocables. Están en el despacho del senador Bergara. Cargos que suponen especialidad técnica, que suman nueve mil dólares al mes ¡han sido asignados a la secretaría de un parlamentario! ¿Para atender el teléfono? Juan Pueblo paga. Como siempre.

Y, la oposición histéricamente sigue jugando a promover un plebiscito contra la Ley de Urgente Consideración votada por un Parlamento democrático. No les interesa la educación, la seguridad pública, combatir el delito, ni asentar soluciones propicias al bien común. La vanguardia de camisas rojas del partido comunista -sandías, siguiendo la jerga frutícola- en algo son honestos. La ley no importa qué dice. Destacó el diputado Andrade que lo que importa es atacar al gobierno nacional en esta hora crítica ¿Juan Pueblo? Que se la banque.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados