Ricardo Reilly Salaverri
Ricardo Reilly Salaverri

Listas y sugerencias

La confección de listas electorales es un dolor de cabeza. Los partidos de oposición deben enfrentar la tarea de cuerpo gentil. El gobierno sin embargo, en el que lo que menos importa son los méritos para cualquier tema que implique selección, nos parece puede ordenar su “ranking” principal atendiendo a algunas realidades que le distinguen.

La confección de listas electorales es un dolor de cabeza. Los partidos de oposición deben enfrentar la tarea de cuerpo gentil. El gobierno sin embargo, en el que lo que menos importa son los méritos para cualquier tema que implique selección, nos parece puede ordenar su “ranking” principal atendiendo a algunas realidades que le distinguen.

Una de ellas —que parece atractiva— es la de ordenar a los dirigentes, tomando en cuenta quienes son los que mayores gabelas han impuesto al pueblo y mayor agujero fiscal a los bolsillos de ídem, han ocasionado. Complementado el criterio se puede atender —a las ineficiencias que los jerarcas— que ejercen como dirigentes políticos, han sabido demostrar magistralmente. Vale la pena lo novedoso, más allá de que se precisarían unos cuantos datos más que los conocidos para acercar bien al bochín (no olvidemos que el oficialismo negocia inversiones de volúmenes monumentales con cláusulas secretas).

En el marco de la década de prosperidad perdida, entre El Predicador y “el Pepe” se sacan chispas. El acrecimiento de impuestos ha sido terrible a nivel nacional y municipal, particularmente en Montevideo y Maldonado, y el despilfarro no le ha ido en saga, sin que puedan advertirse beneficios para el bien común. A su vez algunos fracasos son escándalo de página policial. Indudablemente —hasta por razones de biología y por lo mismo haciendo descarte— el doctor Vázquez merece la candidatura presidencial sin discusiones. Es una carrera larga iniciada austeramente cuando trabajaba y se beneficiaba con el gobierno de facto, hasta su iluminada conversión “socialista” que para desgracia de los montevideanos le hizo intendente de la capital. Los impuestos se multiplicaron por cuatro —treparon de 75 millones de dólares a casi 400 millones de dólares— y de obras ¿alguien —más allá de la creación de cargos políticos para amigos y el gasto en burocracia puede mencionar alguno? Después vino Arana y seguimos gravados, y perdimos desde la plata de los casinos municipales hasta los juicios de los buenos muchachos de ADEOM, que costaron decenas de millones de dólares, nuestros, obvio. Por suerte nos quedamos con los contenedores, que en el marco de la huelga sostenida de los recolectores de basura mantiene a Montevideo –gestión “heladera” mediante- con elixíres de Bagdad y esencias de Babilonia que refrescan el ambiente ciudadano, así como con criaderos de ratas que son envidia mundial.

Como Arana no corre, por los palos se ve venir con zancadas ágiles a este muchacho Sendic. Estudió no se sabe qué cosa rara en La Habana —se descarta que no será nada demasiado útil— y lo pusieron al frente de ANCAP. Con sus 16 sociedades anónimas incontroladas, sus casi 5.000 millones de dólares de negocios y agujeros negros brutales entre los que destacar ALUR. Vive en pérdida y vía decisión de Sendic lo capitalizamos millonaria y permanentemente con plata nuestra ¿O por qué creen que tenemos uno de los combustibles más caros del mundo? Y, ahora, nos venimos a enterar que esta joya manejada por el licenciado habanero tiene un déficit de …¡150 millones de dólares! Un puesto alto en la lista para Sendic. Ya.

Vemos que esto es más difícil de lo que pensamos. Nos quedan muchas cosas. La PLUNA S.A. de los procesados de Líber, la lista de los condenados del “Pato Celeste”, la de los negocios inmobiliarios del PIT-CNT, el corredor Garzón, el de Gral. Flores…Perdón, la tarea que nos propusimos es de determinación infinita. Descartemos el criterio selectivo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados