Ricardo Reilly Salaverri
Ricardo Reilly Salaverri

Libertad o bayonetas

El diccionario de la Real Academia Española dice que inteligencia es la "capacidad de entender o comprender".

Y que cultura significa "el conjunto de conocimientos que permite a alguien desarrollar su juicio crítico". Vale para saber que un tigre es peligroso, aunque alguien pueda entender es un gato grande al que se debe demostrar cariño rascándole la cabeza. Hay personas —nuestra autodenominada y "culta izquierda" incluida— que frente a las realidades humanas aplican el último criterio.

El próximo sábado 23 de febrero, será el "Día V". Los ojos del mundo estarán puestos en Venezuela. Un pueblo desarmado reclamará en calles, caminos y campos por libertad y alimentos, por dignidad y medicinas, y una oligarquía militar, asociada al narcotráfico, que se apoderó de la riqueza nacional como bien propio, y que quebró la economía del país, bajo la égida formal de un inepto y deleznable sujeto, Nicolás Maduro, aceptará la propuesta de la gente o le disparará y apaleará a mansalva, como ya lo ha hecho con miles de asesinados y presos políticos, para mantenerse en un poder que no tiene otro propósito que amparar a una guarida de criminales. El mundo libre por unanimidad está junto a la multitud organizada al amparo del presidente constitucional Juan Guaidó, elegido según la Constitución, por la última Asamblea Nacional, emergente del voto popular. Le acompañan los Estados Unidos que aplastaron a Hitler, Canadá y Australia, la Unión Europea, la Organización de Estados Americanos, el Grupo de Lima y el pueblo uruguayo, con la excepción del Frente Amplio. Más allá de la hipócrita actitud reciente del presidente de la república "pour la galerie". A la tiranía la acompañan China y Rusia que defienden plata propia jugada en Venezuela a manos de la dictadura. Irán, satrapía confesional impiadosa; Turquía que tiene jugosos negocios en curso con el régimen. Bolivia y Cuba que viven a expensas de las dádivas del chavismo. Osetia del Sur (estado no reconocido internacionalmente bajo la égida de los rusos) y el Frente Amplio uruguayo. Sobran comentarios.

Los países petroleros son calificados como "rentistas". Se limitan a explotar la riqueza natural que el destino les dio. Y con ello pueden vivir muy bien. Venezuela, con seculares dificultades sociales así lo hacía e importaba prácticamente todo lo demás que consumía. Al aparato productivo que existía, el chavismo lo destruyó, principalmente en lo que hace a los alimentos. Aplicó el socialismo o sea, oligarquía burocrática rica y pueblo empobrecido e ineficiencia económica absoluta como regla. El 50% de la población activa son empleados públicos…

La culpa ¿es "del imperialismo yanqui"? Se olvida que Estados Unidos ha sido el mayor importador de petróleo de Venezuela. En suelo norteño los venezolanos tienen tres refinerías y 12.000 estaciones de servicio de la compañía Citgo, que está entre las cuatro primeras empresas de distribución de combustible norteamericanas. Su dueña es la fundida y robada Pdvesa. Esta notable oportunidad que ha contribuido a la vida mejor que conoció el pueblo venezolano ¿es imperialismo? ¿O el desastre actual, es producto de la tiranía militar y los 20.000 cubanos que han infiltrado a Venezuela, verdadera fuerza de ocupación, de un pueblo que carece totalmente de capacidad de autodeterminación?

Pueblo venezolano: ¡que las bendiciones del cielo acompañen tu coraje el próximo sábado!

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos