Ricardo Reilly Salaverri
Ricardo Reilly Salaverri

Lacalle contra IASS

El último adelantado español -Ponce de León- cerró sus días recorriendo el territorio de la Florida norteamericana buscando la fuente de la eterna juventud. Nosotros vemos a un rico galeno haciendo campaña presidencial en su hora etaria avanzada proclamando propuestas imposibles de interpretar. Llega la pregunta: ¿qué está buscando? ¿Tenemos un nuevo adelantado?

Más seguridad promete, anunciando que su Ministro del Interior será Bonomi (ante el más de lo mismo, cabe recordar que oportunamente nos puso bajo la protección del padre de los delincuentes presos liberados bajo su generosidad, el doctor Díaz, y a la amazona Tourné). Mejor educación dice, cuando han destruido la enseñanza pública durante la perdida década frentista. Del Estado se habla de reformas que no llegaron nunca, aunque sí nos han regalado 60.000 empleados públicos más. Y, toneladas de cargos de confianza para acomodar amigos. No hay tema sobre el que desde el limbo se lancen ideas nuevas cuando sabemos de lo q

El último adelantado español -Ponce de León- cerró sus días recorriendo el territorio de la Florida norteamericana buscando la fuente de la eterna juventud. Nosotros vemos a un rico galeno haciendo campaña presidencial en su hora etaria avanzada proclamando propuestas imposibles de interpretar. Llega la pregunta: ¿qué está buscando? ¿Tenemos un nuevo adelantado?

Más seguridad promete, anunciando que su Ministro del Interior será Bonomi (ante el más de lo mismo, cabe recordar que oportunamente nos puso bajo la protección del padre de los delincuentes presos liberados bajo su generosidad, el doctor Díaz, y a la amazona Tourné). Mejor educación dice, cuando han destruido la enseñanza pública durante la perdida década frentista. Del Estado se habla de reformas que no llegaron nunca, aunque sí nos han regalado 60.000 empleados públicos más. Y, toneladas de cargos de confianza para acomodar amigos. No hay tema sobre el que desde el limbo se lancen ideas nuevas cuando sabemos de lo que son capaces nuestros "socialistas".

Por otra parte, mientras el premio Nobel celeste recorre el mundo arreglando conflictos imposibles, si los camaradas revolucionarios tienen un rapto de genialidad, ¡señores! son gobierno hoy, dialoguen entre ustedes que todavía tienen meses de administración como para -por ejemplo- arreglar las relaciones con Argentina, poner en marcha "el tren de los pueblos libres", y hacer el puerto de aguas profundas en Rocha. Basta de humildad entonces y a concretar las buenas intenciones ¡ya! Y, sin "desplune".

El mundo avanza con cambios cotidianos y nuestro añejado país precisa -de cara a las elecciones de octubre próximo- de inteligencias nuevas y renovadoras, entusiasmos jóvenes y doctrinas actualizadas. Sobre el particular, vale reflexionar sobre el compromiso del Partido Nacional y aparentemente de la oposición toda, de derogar el impuesto que en el marco torpe del impuesto a los ingresos brutos de la ciudadanía de Vázquez, Astori y su "barakutanga", y Mujica, se impuso castigando -entre otros- a decenas de miles de pasivos, con lo que se llamó con carácter general Impuesto a la Renta de las Personas Físicas y en este caso Impuesto a la Asistencia de la Seguridad Social (IASS). Sonidos rimbombantes para inadvertidos.

Debe recordarse que la era "izquierdista" se inició justamente con lo que viene de mencionarse que en realidad fue en parte un ajuste fiscal por el que se rebajaron sueldos del Estado y pasividades bajo la forma de "impuestos", ayudando a un considerable ahorro fiscal. En lo que hace a jubilaciones y pensiones se impuso una solución eugenésica respecto de quienes tenían pasividades más altas por haber aportado ellos o sus seres cercanos más que otros durante toda la vida.

Cuando esos pasivos en etapas de la existencia en las que su expectativa, en el atardecer de la vida, se había planificado en base a la aportación y los ingresos consecuentes de pasividad a lo largo de años y años, a partir de sus talentos y virtudes, los frentistas les saquearon parte de los haberes que tanto se aplicaban a remedios como alquileres, a alimentación como a cuidados y volcaron el botín a las regalías clientelistas que parcialmente se han mencionado precedentemente. El nacionalismo en la Convención, al aprobar su programa de gobierno se comprometió a liberar a decenas de miles de abuelos de las gabelas "socialistas".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)