Ricardo Reilly Salaverri
Ricardo Reilly Salaverri

Hora del mañana

Pasada la jornada electoral del domingo 27 de octubre comentarios sobre el acontecimiento y especulaciones sobre lo que viene son moneda corriente en la república.

Pasada la jornada electoral del domingo 27 de octubre comentarios sobre el acontecimiento y especulaciones sobre lo que viene son moneda corriente en la república. Señalaremos algunos de índole personal. Para comenzar, la conciencia de que hoy la sociedad se mueve horizontalmente y no de manera vertical ha sido ratificada por los hechos.

La afirmación refiere a que hasta hace poco la gente atendía a sus líderes religiosos, políticos, económicos, etc., y frecuentemente seguía sus orientaciones. Hoy, especialmente merced a las comunicaciones canalizadas en las redes, a través de aparatos varios y especialmente de los celulares, cada uno es un predicador que habla por sí mismo. Se formalizan diálecticas al infinito y en muchos casos la situación se aviene en un reñidero de gallos, en el que se intercambian agresiones sin que los contendientes se miren físicamente unos a otros. No es algo que a nuestros años nos atraiga. Pero, está ahí y allí seguirá. Para quienes conocimos el tiempo de la política del mano a mano, todo ha cambiado.

La controversia política actual es entre continuar como venimos o cambiar. Lo primero será retroceder, lo segundo -el cambio- es la esperanza.

Quienes hoy gobiernan son quienes dicen que lo que no se ha hecho en los últimos quince años, lo harían en un futuro mandato. Hablamos de apertura política y económica internacional, seguridad pública, educación y otros temas vitales.

Ante ello la dirigencia de las fuerzas que apuntan a un cambio presenta una renovación de personas, ideas, equipos técnicos calificados y actitud política. Luis Lacalle Pou, Ernesto Talvi y Guido Manini, más la dirigencia de agrupaciones políticas menores, enraizados en columnas cívicas vertebrales de la democracia nacional, son expresión renovadora.

Bien lo sentimos quienes con cercanía de la vida cívica vemos irrumpir en el escenario a un aluvión novel de dirigentes y de técnicos calificados dispuestos a asumir responsabilidades en el porvenir inmediato.

Es de ocurrencia permanente en las democracias del mundo que partidos y movimientos distintos se unan para encarar desafíos colectivos que trascienden a su individualidad.

El Frente Amplio -que ante la posibilidad de una derrota critica la movilización por el cambio- es un acuerdo en el que bueno es tener presente la mayoría de sus actuales componentes pertenecen a grupos radicalizados identificados con el eje de fracasos que curso tienen entre otros lugares en Cuba y la tiranizada Venezuela de Maduro.

Merced a la decisión popular reciente con conciencia plena de la fuerza cívica multipartidaria que se está conformando para acompañar al Uruguay de la esperanza, por mandato de las urnas Luis Lacalle Pou tendrá a su cargo la responsabilidad de guiar a la columna en proceso de consolidación. Su experiencia política y la certeza del rumbo que le ha guiado en las alternativas cívicas actuales le dan autoridad para que se confíe en su criterio y conducción.

Un intelectual libanés -Khalil Gibran- dijo: “Por muy larga que sea la tormenta, el sol siempre vuelve a brillar entre la nubes”. Es una afirmación de la esperanza que moviliza para impulsar el alma cuando la realidad y sus dificultades nos parecen insuperables. Ante lo que nos circunda estimula al esfuerzo común para salir del presente y hacer de la hora del mañana mejor una encendida causa compartida.Ricardo Reilly

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados