Ricardo Reilly Salaverri
Ricardo Reilly Salaverri

Por esto... y mucho más

Las noticias de ayer sirven para entender un estado de ánimo colectivo que envuelve a las elecciones nacionales y que hoy deja percibir algunas certidumbres.

Las noticias de ayer sirven para entender un estado de ánimo colectivo que envuelve a las elecciones nacionales y que hoy deja percibir algunas certidumbres.

Hay coincidencias entre los pronosticadores respecto a que habrá segunda vuelta electoral, a que pasarán Vázquez y Lacalle como opciones de la misma como candidatos para la presidencia de la república; que no habrán probablemente mayorías parlamentarias (los partidos fundacionales mediante una coalición podrían obtenerla), el Partido Colorado crece, y alguna encuesta arriesga opinión respecto a que el candidato nacionalista estaría superando la intención de voto del Frente Amplio en el “balotaje”.

Algunas de las noticias son suficientes para entender el cambio de estado de ánimo de la opinión pública comparado con otras instancias históricas que lleva a los términos de la competencia comicial citados.
El Tribunal de lo Contencioso Administrativo suspendió la aplicación de 11 de los 42 artículos del decreto reglamentario de la ley de aborto porque dañan la libertad de conciencia de los médicos. Esta fue una ley frentista, reglamentada por decreto, votada por mayorías parlamentarias regimentadas y con desprecio por la libertad de conciencia de muchos médicos a quienes en un tema que toca aspectos éticos graves, se les quiere hacer participar de procedimientos médicos que no comparten desde su convicción más profunda. El Dr. Tabaré Vázquez contrario a la ley —contradicción no menor— se pone no obstante, a la cabeza del agrupamiento político que promovió estas circunstancias opresivas.

Con el delito en 10 años han provocado un zafarrancho dramático y trágico ¿por qué la gente tiene que creer que las cosas cambiarían de futuro con los mismos procedimientos y con Bonomi Ministro del Interior? Mientras tanto el nacionalismo, además de lo ya programado, está estudiando la detención de personas en averiguación, suprimida por el gobierno de Vázquez.

Los escribanos son odiados por el frentismo. Ha dicho la dirigencia oficialista, y generado cierto clima popular al respecto que ganan mucha plata. Como en todos los oficios hay unos menos que les va muy bien, otros más por el medio y muchos más que apenas sobrellevan las cosas. Todo ello en medio de una recarga de trámites burocráticos, su transformación en inspectores de la impositiva, y acortando, les sacaron el sistema de seguro de salud. Ahora, con perjuicio importante para la vida ciudadana hay un paro de registros sin solución a la vista y está toda la actividad estancada.

Así podría seguirse al infinito. En “Apple” rechazaron un “juego” uruguayo sobre marihuana porque creen que estimula el consumo (otra vez Vázquez como médico sabe que la droga daña y se pone a la vanguardia de los promotores del libre consumo). Y, por su parte, las familias sirias inmigradas son usadas como tema de publicidad frentista electoral. Debían haber avisado.

El gobierno político-sindical cierra 10 años con bonanza económica sustentada en los cimientos históricos del país y con carencia de realizaciones. Ya es redundante la repetición de fracasos en temas relevantes. Se les sabe. Vázquez, Astori, Mujica y Topolansky sumados superan los trescientos años. Son cabeza de la línea oficialista ¿Renovación? Lo único que pueden asegurar es que si ganan traerán a los presos de Guantánamo…

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados