Ricardo Reilly Salaverri
Ricardo Reilly Salaverri

Enemigos del trabajo

Dice alguna prensa que la Organización Internacional del Trabajo habría observado al país por incumplir normas sobre negociación colectiva ignorando directivas emanadas de su Comisión de Expertos en Aplicación de Convenios y Recomendaciones, y su Comité de Libertad Sindical.

Algunos pronto pensarán: ¿qué habrá hecho el gobierno “derechista” que perjudica a los trabajadores?

Tras 15 años en los que el Pit-Cnt ha sido gobierno, en su carácter de columna vertebral del Frente Amplio, se recordarán actitudes de los dirigentes de esta organización proselitista, que chocan con lo que la OIT promueve:

1.- La dirigencia del sindicalismo uruguayo sostiene es legítimo ocupar establecimientos que son propiedad privada ajena, no dejar entrar a trabajar a los trabajadores que libremente quieren hacerlo, mediante piquetes y coacción , y que pueden -incluso- impedir el ingreso de los dueños y personal jerárquico a dichos lugares. Dicen es parte de la huelga. La OIT considera que esto no es huelga sino violencia sobre las personas y las cosas. Y, desorden público. Por ello, a instancias del Gobierno nacional la Ley de Urgente Consideración sancionada recientemente por el Parlamento ha establecido que si hay ocupación y no se puede acordar el desalojo de forma negociada, se procederá al mismo por la fuerza pública lo que es competencia del Ministerio de Trabajo. Solución que ya regía respecto de los locales de propiedad pública. Al Pit-Cnt la posición de la OIT no le interesa.

2.- La OIT y sus principales convenios internacionales que nuestro país ha hecho ley -el Nº 98 especialmente- promueven la negociación por empresa (bipartita), en vez de los consejos de salarios de uso en nuestro país, en que dirigentes sindicales, gremios de empresarios y gobierno, negocian (tripartita). Es lógico, ya que en los consejos de salarios se acuerdan reglas salariales para un sector de actividad al que no todas las empresas le pueden soportar, y se les obliga a hacerlo por una resolución del Poder Ejecutivo. En cambio la solución bipartita por empresa es la que se aplica en prácticamente todos los países libres y busca soluciones particulares sobre realidades que los trabajadores y empleadores de cada establecimiento conocen. En especial la OIT insiste en que esto debe ser así especialmente para categorías laborales y salarios que son superiores a los mínimos.

El Pit-Cnt se opone. La verdad es que el sistema de consejos de salarios permite que un pequeño núcleo de dirigentes sindicales -militantes políticos- actúen a nivel nacional en nombre de todos los trabajadores de un sector -frigoríficos, transportes, restoranes, etc.- respecto de quienes no tienen ninguna representación.

3.- Finalmente, la OIT afirma que los sindicatos deben tener personería jurídica. Para que se transparenten su elección de autoridades, sus cuentas, su patrimonio, su afiliación verdadera -no la que cantan- y para que se sepa qué hacen con el aporte de los trabajadores. También para que si cometen actos que ocasionan daños económicos, como pasa, se hagan responsables con su patrimonio de los mismos. Actualmente todo está entre gallos y medias noches. Lo que sirve al Pit-Cnt.

Lo dicho es suficiente para recordar que si Uruguay no se ajusta a lo que la OIT promueve en negociación colectiva es responsabilidad única del sindicalismo frentista militante, que vida tiene en el país. De nadie más.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados