Ricardo Reilly Salaverri
Ricardo Reilly Salaverri

La campaña traicionada

Al momento de cerrar esta columna no está determinado el lugar en el que se desarrollará una histórica asamblea de los productores rurales y la ciudadanía toda de ciudades y pueblos del interior del país en Durazno, el próximo 23 de enero.

Las fuentes consultadas nos confirmaron que hay una actitud generalizada y desbordante de movilización, que trasciende a las organizaciones gremiales y que nace de una rebeldía espontánea que va más allá del campo y se extiende a todas las fuerzas vivas, incluyendo a sectores industriales, comerciales y de servicios del interior de la República. Suma a la indignación la actitud del Presidente, quien viene de burlarse de ellos en reciente reunión. Irán personas y familias.

Las organizaciones gremiales históricas, con la Asociación Rural y la Federación Rural a la cabeza, han sido desbordadas, el movimiento en curso es una explosión espontánea de indignación, hija de una situación desesperante. El ninguneo oficialista lleva a que el interior del país directamente no aguante más el desdén y el saqueo gubernamental.

La desubicación del presidente Vázquez roza con lo insólito. De apuro hizo una cita recientemente para quebrar la cohesión de la protesta. Las gremiales asistentes, no fueron todas, iban por lana y salieron trasquiladas. La actitud presidencial ha sido como apagar un incendio con un balde de nafta. Las expresiones del millonario empresario médico solo han reafirmado su frivolidad ante la desesperación del sector económico y social que es cimiento fundamental de la realidad nacional. Basta mirar las exportaciones. Las lideran la carne, los granos —particularmente la soja— y la celulosa, hija de un mundo propio de Disney en el que no se pagan impuestos. Al tiempo que se destruyen carreteras que nadie arregla, con contribución cero a obras de infraestructura a las que se destruye. Son circunstancias que pasan mientras al sector agroexportador líder de raíz nacional directamente se lo ignora.

Entre los disparates de la posición presidencial expuestos en la reunión citada, revista expresar a las gremiales rurales que "dentro de la Constitución y la Ley todo y fuera de ellas nada". Como si la mansedumbre noble de la agropecuaria tuviese algo que ver con los desmanes de la empresa de agitadores profesionales del Pit-Cnt, que tanto hace un paro general, deja a la población sin transporte súbitamente, o paraliza la recolección de basura, como ocupa establecimientos industriales abusando raudamente de la menor consideración a la ética y la ley.

Y, a los arroceros, que trabajan con niveles óptimos de productividad les dijo que su problema no eran los despropósitos gubernamentales citados, sino que debían "mejorar la productividad". Ignora el monumental atraso cambiario, y que las razones del fiscalazo constante se llaman endeudamiento externo del país y pago de intereses y amortizaciones de la deuda, el saqueo del Estado en Pluna, Ancap, el Fondes, la regasificadora, Pluna, el Fonasa, el Antel Arena, y los 60.000 empleados públicos que han designado (son más o menos 500 millones de dólares anuales de costo) que ganan promedialmente más, sin preocupaciones, que cualquier productor rural pequeño de mediano porte.

Vázquez y Mujica han hecho lo suyo. Lo de Astori es directamente sin palabras.

La movilización convocada en Durazno justificadamente vino para quedarse.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos

º