Ricardo Reilly Salaverri
Ricardo Reilly Salaverri

El agujero del mate

Después de los acontecimientos registrados en los videos hechos con celulares por protagonistas de las manifestaciones ocurridas en la isla de Cuba, hay entre nosotros gente buscando descubrir el agujero del mate. Lo que pasó es consecuencia de 62 años de una tiranía excecrable.

Regida por una oligarquía policial que ha vivido rodeada de beneficios, cuya residencia principal está en Punto Cero, en La Habana. Un espacio protegido por fuerzas militares al que solo los miembros de la monarquía Castro y su corte pueden ingresar y en donde no se han conocido carencias para gozar de la buena vida.

En estos días a las personas que la Gestapo castrista identifica en los citados videos los están yendo a buscar de uno a sus casas. Sin orden judicial y sin derecho a defensa. No se sabe cuántos presos hay, cuántos desaparecidos y qué brutal castigo impondrán a manifestantes desarmados y pacíficos. Hartos de la opresión, la falta de alimentos, medicinas y otros elementos.

Esto no es cuestión de raras filosofías, sociólogos o parasicólogos, las instituciones políticas y económicas hablan por sí solas. La Unión Europea en pronunciamiento histórico cercano condenó el totalitarismo. Encontró al nazismo y el comunismo como causas de la peor tragedia bélica de la humanidad. Incluido el Holocausto y los campos de concentración. Dispuso prohibir los símbolos de tales ideologías, y que estos hechos se enseñen desde la escuela. Considerando que el nazismo fue juzgado en Nuremberg, mientras que el comunismo es evocado y es útil a Vladimir Putin Presidente de la Federación Rusa, para impulsar la conquista manu militari de territorios ajenos a su país. Dice Europa que la libertad y la democracia se configuran por el Estado de Derecho, la afirmación y garantías de los derechos humanos, la separación de poderes, las elecciones libres, la vigencia de las libertades económicas y las políticas de equidad social. En los regímenes comunistas (populistas) latinoamericanos nada de esto tiene vigencia.

Cuando estado, gobierno y partido único son una misma cosa, que administra, legisla y juzga, la suerte del pueblo está echada. El fracaso del feudo castrista se le quiere imputar a los Estados Unidos y su “bloqueo”. En Derecho Internacional Público esta situación se da cuando un estado impide militarmente a otros que ingresen y salgan bienes y personas desde y hacia su territorio. Lo que Estados Unidos aplica ahora es un embargo parcial. Fundado en muchas razones, algunas valederas. La falacia del “bloqueo” ha quedado demostrada inapelablemente cuando la dictadura cubana acaba de disponer que los viajeros que vayan desde Estados Unidos a visitar a sus familiares pueden llevar alimentos y medicinas con total liberalidad ¿No es que esto está “bloqueado”?

A su vez, el inexistente “bloqueo” no comprende al 75% de los demás países del mundo entre los que revistan China y Rusia. Cuba no tiene comercio exterior porque no produce nada, no puede exportar nada y con la pandemia se le cayó el turismo y parte de las remesas que los cubanos emigrantes envían a sus familias. Los relatos de los cubanos que están entre nosotros son estremecedores. Y, suelen llamarse a silencio porque la tiranía que vigila todo, acostumbra tomar represalias contra sus familiares que han quedado en la isla. El agujero del mate fue descubierto hace rato. Se llama libertad o despotismo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados