Pablo Da Silveira
Pablo Da Silveira

70 años de changüí

Hace años que las voces menos lúcidas de nuestra izquierda insisten en presentar al Uruguay previo al Frente Amplio como un país fracasado.

La treta consiste en comparar todo lo que vino después con la crisis de 2002, como si ese fuera el inicio de la historia nacional. Y es obvio que si uno se compara con un momento de grave crisis, solo puede salir favorecido. El propio presidente Jorge Batlle, cuando terminó su mandato en marzo de 2005, podía mostrar indicadores favorables respecto de lo que ocurría en 2002-2003.

Todo esto es tan torpe y elemental que resulta aburrido. Pero ocurre que esta misma caricatura está siendo dibujada una y otra vez por Daniel Martínez, quien, al menos de a ratos, pretende presentarse como la cara de una izquierda renovada y moderna.

Martínez dijo hace unos días que los partidos fundacionales “tuvieron 70 años de changüí para cambiar el país, y no lo hicieron”. Luego abundó: “hay gente que tuvo decenas de años en el poder y nunca atacó los problemas estructurales del país. Hubo épocas de crecimiento, pero nunca intentaron atacar esos problemas”.

¿De qué período habla exactamente Martínez? Si nos vamos setenta años antes del momento en que el Frente Amplio asume el gobierno, llegamos a 1935. Pero ese lapso incluye 11 años de dictadura militar, y hay que creer que Martínez no cometerá la barbaridad de contarlos como un período de gobierno de los partidos fundacionales. Así que nos estaríamos remontando al año 1924.

¿Puede sostenerse que entre 1924 y 2005 (poniendo entre paréntesis los años de dictadura militar) no hubo cambios estructurales en el país? En lugar de responder sí o no, puede ser útil un breve repaso.

En ese período fueron creados Ancap (1931), los entes autónomos y servicios descentralizados tales como los conocemos (1934), el Tribunal de Cuentas (1934), los Consejos de Salarios (1943) y el Tribunal de lo Contencioso Administrativo (1952). También nacieron con rango constitucional el Banco Central, la OPP, el BPS y la Oficina de Servicio Civil (1967).

Fueron años de reconocimiento y extensión de derechos, incluyendo la constitucionalización del derecho de huelga (1934), el voto de la mujer (1938), el aguinaldo obligatorio y las asignaciones familiares (1960). Se crearon la Comedia Nacional (1943) y el IPA (1949), se aprobó la Ley Orgánica de la Universidad de la República (1958) y nacieron el Conicyt (1961), el Pedeciba (1986), el INIA (1989), el Fondo Clemente Estable (1994), el Fondo Nacional de Investigadores (1999), el Plan CAIF (1988) y las Escuelas de Tiempo Completo (1992).

Se construyeron el Estadio Centenario (1930), la Central Batlle (1931), las represas de Rincón del Bonete (1945), Baygorria (1960) y Palmar (1982), y el Hospital de Clínicas (1953). Se aprobaron la Ley de Forestación (1987), la reforma portuaria (1992) y la de la seguridad social (1996). En 1990 ingresamos al Mercosur.

En esos años Uruguay estaba a la vanguardia de América Latina en alfabetización, educación, salud pública e infraestructura vial. Y ya era el país con mejor distribución del ingreso de todo el continente.

Este es un listado apurado y brutalmente incompleto, pero alcanza para ver lo absurdo de las pretensiones fundacionales de Martínez.

En lugar de mostrar una supuesta superioridad del Frente Amplio, sus palabras solo indican que no conoce el país que aspira a gobernar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)