Pablo Da Silveira
Pablo Da Silveira

Un año más

Otro año se termina sin cambios en la enseñanza. El 2015 sólo será recordado por la terrible pérdida de días de clase, por otro intento frustrado de modificar el sistema de elección de horas y por el reiterado reconocimiento de que no se cumplirán las promesas electorales.

Otro año se termina sin cambios en la enseñanza. El 2015 sólo será recordado por la terrible pérdida de días de clase, por otro intento frustrado de modificar el sistema de elección de horas y por el reiterado reconocimiento de que no se cumplirán las promesas electorales.

Este último punto fue sucesivamente admitido por la ministra Muñoz, por el Director de Educación Juan Pedro Mir (lo que le costó el puesto) y por el nuevo director técnico del Instituto Nacional de Evaluación Educativa, Mariano Palamidessi.

Ante esta parálisis evidente, algunos dirán que es demasiado pronto para pedir resultados. Después de todo, el actual gobierno asumió en marzo, de modo que las autoridades educativas llevan menos de nueve meses en sus cargos. Exigir logros, o al menos cambios de rumbo, en tan poco tiempo sería pedirles demasiado.

Pero esta excusa es inaceptable. Es verdad que el actual gobierno recién asumió en marzo, pero no es verdad que las autoridades educativas lleven poco tiempo en funciones. De hecho, nuestra enseñanza viene siendo gobernada desde hace más de una década por el mismo pequeño grupo de personas.

¿Exagerado? Veamos.

El actual presidente del Codicen, Wilson Netto, inició su carrera de jerarca en 2005, cuando fue nombrado Director General de Educación Técnico-Profesional. En 2010 pasó a presidir el Codicen y en marzo de este año fue confirmado en ese cargo. Laura Motta integró el Codicen en el primer gobierno frentista, pasó al Consejo de Formación en Educación en el segundo y ahora volvió al Codicen. Javier Landoni pasó del Consejo de Educación Técnico-Profesional al Codicen y de allí a su actual puesto en el Consejo de Secundaria. Héctor Florit pasó del Codicen a ser Director General de Primaria y hoy integra ese mismo Consejo. Luis Garibaldi fue Director de Educación del MEC durante los dos primeros gobiernos frentistas y ahora integra el Consejo de Formación en Educación. Alex Mazzei pasó de Directora General de Secundaria a Presidenta del Instituto Nacional de Evaluación.

Ninguna de estas autoridades acaba de llegar. De hecho, las únicas figuras nuevas que se incorporaron (Fernando Filgueira y Juan Pedro Mir) fueron extirpadas. La mayor parte de los que siguen en sus puestos tienen responsabilidades directas en todo lo ocurrido en estos años. Por ejemplo, la nueva subsecretaria del MEC, Edith Moraes, fue Directora General de Primaria en el primer gobierno frentista y Directora General de formación docente en el segundo. Quiere decir que está implicada en el terrible deterioro de la formación de maestros y profesores.

Tal como ocurría en la vieja “nomenklatura” soviética (aquella casta de funcionarios que se encargaban de alinear el funcionamiento del Estado con las definiciones del Partido Comunista), estos jerarcas van rotando en una calesita de altos cargos sin asumir las consecuencias de sus decisiones. La mala calidad de la gestión no es un motivo para alejarlos de su posición de privilegio. Sólo un problema político puede terminar con su carrera.

No es verdad entonces que haya pasado poco tiempo. Las actuales autoridades educativas no son responsables de nueve meses de bloqueo, sino de más de una década de empantanamiento en las decisiones, de retroceso en indicadores fundamentales y de malgasto de enormes sumas de dinero. No hay que contar desde marzo de 2015, sino desde marzo de 2005.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)