Matías Chlapowski
Matías Chlapowski

James Addison Baker III

Más de algún lector recordará el “Baker Plan” (1985) para solucionar el tema de la deuda soberana de muchos países emergentes y de paso, salvar a los bancos que la financiaban. 

Es sobre este señor que salió una excelente biografía. Uno de los grandes hombres políticos que los Estados Unidos de Norte América han producido en su historia.

No llegó a ser presidente, pero tuvo mucha influencia y fue clave en las administraciones de Reagan y Bush padre. Conservador, pero no sesgado por ideologías, era pragmático, leal, amable y raramente mostraba su enojo en el trato con su entorno. Sabía arreglar entuertos. Prolijo y exigente administrador, transmitía autoridad y calma, era prudente, estable y a la vez, efectivo y enérgico. Ejercía el poder sabiamente, sumando adhesiones, sometiendo a los opositores y presionando a los díscolos, para lograr acuerdos como, por ejemplo, la reforma tributaria de Reagan. Algunos de esos logros han marcado hitos, aunque uno de ellos mejor que no hubiese ocurrido. Veremos más al final.

Nació (1930) en Houston, Texas, en el seno de una familia patricia. Su padre, un abogado, hombre de negocios exitoso y exigente al que su hijo trató de emular y cuya aprobación buscaba aun después que hubiera muerto. Solía preguntarse si él lo habría aprobado.

Apuesto y elegante, el entonces joven Baker se recibió en Princeton y estudió derecho en la Universidad de Texas; se casó bien con Mary Stuart mientras empezó su carrera. El feliz matrimonio fue golpeado por un agresivo cáncer de mama. Enviudó con 4 hijos en 1973. El ejercicio de la profesión de abogado en Texas, con buenas perspectivas por delante, fue condicionada por su gran amistad con George Bush, entonces un empresario petrolero y compañero de dobles en tenis. A ambos les picó el bichito de servir a su patria en la cosa pública. Se ayudaron mutuamente.

Baker se volvió a casar con su segunda mujer, Virginia Garrett en 1973 quien traía consigo 3 hijos y juntos tuvieron uno más. Un total de 8 que además de satisfacciones, produjeron algunos dolores de cabeza al matrimonio. El ya en Washington, ocupaba cargos que demandaban muchas de sus energías mientras enfrentaba tremendas presiones políticas, largas horas, poco sueño, muchos viajes que ella cumplía gran parte del cuidado de la prole, acompañando al marido cuando era posible. Manejó exitosamente las campañas electorales de Reagan y la primera de Bush, e influyó con éxito para que nombrara a su amigo como vice y luego lo apoyara como su sucesor.

Sus principales cargos en el gobierno de EE.UU. fueron Subsecretario de Comercio de Ford, si bien de hecho dirigía el Ministerio ya que su jefe se ocupaba en reorganizar al golpeado partido republicano post renuncia de Nixon.

Simultáneamente fue Secretario General de la Presidencia y jefe del Consejo Nacional de Seguridad de Reagan en el primer período y secretario del Tesoro en el segundo. Durante la presidencia de Bush su amigo lo designó Secretario de Estado. Como canciller de Bush, fue un activo participe durante el peligroso momento en que se desmoronaba la URSS y se reunificaba Alemania. Evitó que proliferaran las armas atómicas en los nuevos países que empezaron a surgir y ayudó a evitar que algunas terminaran en manos de indeseables durante el descalabro. Supo ejercer la influencia de EE.UU. e impidió un mayor derrame de sangre, a medida que varios países se quitaban de encima el yugo soviético y se reintegraban a Europa como países libres de la opresión comunista.

Cuando Sadam Hussein de Irak invadió Kuwait, fue el brazo derecho de Bush para obtener la sanción del Consejo de Seguridad de la ONU para desalojar, con el apoyo de una coalición, a las fuerzas invasoras con un costo acotado.

Cuando volvieron los demócratas al poder con Bill Clinton, retornó a Texas y empezó a hacer plata en serio en el sector privado, aceptando entrar como socio principal al prestigioso bufete que llevaba el nombre de su familia y como director en varias empresas de primer nivel, cuidando como siempre lo hizo, su buen nombre y reputación.

Durante esos 8 años, aparte de su exitosa actividad como hombre de negocios, pudo aprovechar su “ranch” en Wyoming, cabalgando, pescando y cazando con sus familiares y en compañía de su amigo George Bush (p) y otros. Entre ellos, Dick Cheyne, después vicepresidente de EE.UU., con quién luego se distanció.

Volvió al ruedo en plena crisis, en noviembre del 2010 a pedido de la familia Bush cuando el resultado de las elecciones presidenciales dependía de un puñado de votos en Florida. Al Gore (D) había triunfado cómodamente en el voto popular pero como sabemos, los comicios en EE.UU. se definen indirectamente en un colegio compuesto por electores de cada Estado de la Unión. La elección dependía de los resultados en Florida. La diferencia a favor de los republicanos era exigua y los demócratas exigían y lograban recuentos en varios condados. La diferencia se iba achicando a medida que pasaban los días. Muchas papeletas habían sido mal diseñadas y se prestaban a confusión. Por ejemplo, en un distrito tradicional, poblado mayormente por judíos, arrojaba un saldo incongruente… ¡2000 votos a favor de Buchanan un candidato derechista, a pesar que Gore había seleccionado al senador Liberman como su compañero de fórmula! Luego de tremendos enfrentamientos legales, Baker al frente de un ejército de abogados, ganó la pulseada tras recurrir a la Corte Suprema que paró en seco (5-4) los recuentos en Florida, dejando a Bush vencedor. Cuando eso ocurrió la diferencia era solo de 157 votos a su favor, no admitiendo 192 votos a favor de Gore que se presentaron fuera de hora. De no haber intervenido Baker, el recuento hubiera seguido y la formula Gore - Liberman posiblemente habría triunfado.

No habría ocurrido entonces la invasión a Iraq, uno de los grandes errores políticos de EE.UU. Baker estuvo en contra de esa iniciativa, pero guardó silencio público.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados