Martín Aguirre
Martín Aguirre

Un país "de locos"

Es de locos tener ese lugar ahí, con muertos con vista al mar".

La frase pertenece al secretario general de la intendencia de Montevideo, Christian di Candia, y hace referencia a un plan confesado a Búsqueda para mudar el cementerio del Buceo, y desarrollar un complejo de lujo. Las reacciones no se hicieron esperar. Willy Rey, experto en temas patrimoniales, lo calificó como "uno de los planteos más indignos que he escuchado", y como una forma de buscar recursos "de manera deplorable".

Aunque no parece que voces críticas como las de Rey vayan a hacer mella en el empuje cancheramente juvenil del que suele hacer gala Di Candia. Sobre todo cuando afirma tener el tema "entre ojo y ojo". Más de un Montevideano se preguntará por qué en ese reducido espacio que tenemos los humanos entre las órbitas oculares, Di Candia no logra insertar la recolección de basura, los agujeros en las calles, o la prepotencia de los ómnibus. Es lo que hay...

Pero existe algo en lo que hay que darle la razón al disruptivo funcionario municipal. En este país pasan cosas "de locos". Y si no, vea.

En la semana pasada hubo varias noticias respecto a la educación. Y no fueron buenas. Una evaluación del Ineed, el instituto creado para tener insumos autóctonos respecto al estado de la enseñanza uruguaya, por encima del neoliberalismo de las pruebas Pisa, reveló que casi la mitad de los alumnos de tercer año de escuela (48%) no logra comprender un texto. Y en los barrios más desfavorecidos siete de cada 10 niños no alcanza una comprensión cabal de los textos luego de leerlos.

Como si esto no fuera suficiente como para cuestionar la gestión de la ministra Muñoz y quien ella definió como el José Pedro Varela de nuestros días, Wilson Netto, después vino otra bomba. El técnico argentino contratado para liderar el Ineed renunció junto con tres colaboradores, denunciando interferencias en su tarea. Entre ellas, que lo obligaban a ir "acompañado" a las entrevistas, que había jerarquías a las que debía evaluar que "edulcoraban" los datos al interpretarlos. Un encanto todo.

El argentino se salvó de ser acusado de ser un simple "maestro de escuela", o de que "el país no pierde nada con su salida", como les dijo la ministra Muñoz a otros jerarcas de esa área que dieron el portazo. Pero lo que queda claro, es que el barranca abajo en materia educativa sigue a buen ritmo, y sin señales de cambios positivos a la vista.

Pero este tema quedó sepultado por una polémica realmente importante que estalló a los pocos días. Y fue la reacción indignada de jerarcas del Mides ente el afiche que promociona la nueva edición de la Patria Gaucha. El póster muestra a una atractiva muchacha de raza negra, amamantando a un bebé "europeo descendiente".

Para ser sincero, a simple vista al autor le resultó difícil interpretar tanto el tono de piel del niño, como la relación entre ambos, y pensó que se trataba de madre e hijo. Pero evidentemente el escriba no ha logrado deconstruir el proceso de invisibilización manipulado por la hegemonía neoliberal que impone estas formas de racismo estructural. ¡Menos mal que está el Mides para alertarnos!

Todo esto sería para hacerse una fiesta tomando al tema y a los indignados burócratas para la risa. Pero también hay que ser respetuoso. Si bien la esclavitud fue abolida por el general Oribe hace ya 160 años, Uruguay es un país con un racismo velado pero chocante. No es por casualidad que pese a tener un 8% de población negra, ese grupo solo tenga presencia pública o por el fútbol o por la música. Como canta Gabriel O Pensador, el peor racista es el que piensa que el racismo no existe.

Ahora bien, la reacción del Mides se presta para varios análisis complejos. Por ejemplo, desde cuándo es el rol de esa cartera ser el fiscal de este tipo de obras de arte. Si fuera alguna de las varias instituciones de Derechos Humanos que financia el contribuyente, todavía. Pero... ¿el Mides? ¿Ya no hay nadie durmiendo en la vía pública? ¿Ya no hay menores mendigando? ¿Está todo arreglado lo que es su cometido básico?

Otra cosa, ¿es casualidad que se la agarren con la fiesta de la Patria Gaucha? Esa institución que es el corazón del país campero y tradicionalista que representa todo lo opuesto al modelo ideológico que buscan los jerarcas del Mides. ¡Si hasta dan misa esos "canarios comebosta"!, a decir de un sindicalista de Conaprole. Porque si vamos a ponernos puntillosos con el racismo y la "apropiación cultural", la imagen de la ministra Muñoz disfrazada de lubola y tocando el tambor en las llamadas, digamos que no sintoniza particularmente bien con estas sensibilidades modernas. Y sin embargo, con eso no pasa nada.

Hay una conexión entre los muertos de Di Candia, la polémica educativa, y el afiche censurado: seguimos discutiendo frivolidades, mientras el buque se nos hunde bajo los pies. Realmente, es un país "de locos".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)