Martín Aguirre
Martín Aguirre

La dimensión moral

Pavada de título. Pero puede quedarse tranquilo el lector, que no irá esta pieza por terrenos más "volados" de lo habitual.

A nadie escapa que una de las características centrales del discurso del Frente Amplio y sus seguidores, desde hace ya muchos años, es el tema de la superioridad moral de sus planteos.

¿Qué quiere decir esto? Que el debate político no se remite a una competencia de ideas, a un contraste de propuestas que luego puedan ser evaluadas y juzgadas en base a sus resultados concretos. El núcleo central de este discurso es que de un lado del espectro hay buenas intenciones, amor por el país y su gente, y quienes se paran del otro están equivocados o tienen una visión diferente del camino que lleva al progreso. Son gente ruin, que solo busca su beneficio personal, o tiene alguna mala intención oculta.

Este planteo tiene varios efectos negativos. Tal vez el primero es ese tono de enojo con el que cualquier militante oficialista responde cuando se le critica algún punto concreto de la gestión de estos años. Algo que todo uruguayo habrá sentido en su grupo de amistades cuando surge el tema político.

Si se hace un comentario sobre lo terrible de la situación en las cárceles o en los centros de menores, usted no es un ciudadano preocupado por una violación permanente a los derechos humanos. Es un "punitivista", facho, que solo quiere mano dura y a los "milicos" en las calles. Si sugiere que los impuestos están tan altos que asfixian a cualquier emprendimiento, usted no es alguien inquieto por la salud de la economía, es un egoísta "ultraliberal" que quiere recortar los planes de ayuda social.

Un detalle curioso es que el nivel de iracundia se hace más acentuado a medida que las ideas políticas del interpelado se van más al extremo. El ministro Astori no se enoja mucho, apenas intentará eliminar al crítico induciéndolo a un síncope narcoléptico con su tono doctoral monocorde. Ahora haga el experimento de hablarle del Jubilar o de la seca en el agro a un militante del MPP o a un dirigente del Pit, y verá en directo como le crecen los colmillos y la saliva espumosa se le empieza a derramar por las comisuras de la boca. Y decimos curioso porque esas ideas, cuanto más extremas, han generado peores resultados y más miseria en cada uno de sus ensayos recientes. Pero en fin...

Un ejemplo claro de esto lo vimos esta misma semana, cuando nada menos que el subsecretario de Salud Pública, Jorge Quian, dijo que los abogados que defendían a pacientes que hacen recursos de amparo para que el Estado les pague medicamentos en casos terminales, "trafican" con el dolor de quienes apenas vivirán un par de meses más gracias a eso. Y que hay que pensar que el Estado no puede pagar tanta plata en casos así.

¿Usted se imagina si un político de otro partido dijera algo parecido? ¿Poner el dinero por encima de la vida de la gente? ¿Cómo reaccionaría el dialogante dirigente sindical "Fogata" Bermúdez si ese planteo hubiera surgido, por ejemplo, de Pedro Bordaberry?

Un segundo efecto negativo es que hace imposible la evaluación concreta de las políticas públicas. Por ejemplo, hace unos días el senador Lacalle Pou, ante el aumento disparatado de víctimas en accidentes de tránsito, dijo que en los últimos años las autoridades tal vez se habían centrado demasiado en el tema alcohol, que las cifras oficiales muestran que tiene una incidencia mínima en los accidentes, y que de repente había que enfocarse en otras causales. ¡Para qué! Le dieron como quien lava y no plancha. Ahora, nadie criticó el planteo con datos o argumentos, la condena fue por el hecho "moral" de cuestionar la lucha contra el alcohol en los conductores. Ahora... ¿no es lo razonable evaluar lo que se hizo y ver si se están gastando los recursos escasos de la manera más efectiva?

Pero hay un tercer efecto negativo, y las consecuencias le juegan ya en contra al propio oficialismo.

Pasa que cuando usted convierte las políticas públicas en algo que se basa en las intenciones, cuando usted "vende" que hasta que su fuerza política llegó al poder los problemas no se arreglaban porque no había voluntad, eso tiene patas cortas. A medida que pase el tiempo y su receta no logre solucionar todos los problemas (ninguna lo hace) los votantes tendrán la natural tendencia a creer que usted comete el mismo pecado.

Que su gobierno no es víctima de circunstancias cambiantes, de agentes externos, de desafíos estructurales complejos. Si no mejora la situación en las cárceles, si no baja el desempleo, si no resuelve la crisis industrial o los problemas del agro, es porque no quiere, porque se la está llevando por algún lado. Y eso es un poco lo que le está pasando hoy al oficialismo, a medida que tras 13 años de hegemonía, y sin nadie externo a quien culpar, se le empiezan a acumular los problemas, y el tono del debate se vuelve más y más virulento.

La tentación es a decir que el que siembra vientos, cosecha tempestades. El problema es que esas tempestades terminan golpeando a todos por igual.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º