Leonardo Guzmán
Leonardo Guzmán

Juzgados y cultura

Mañana terminan los 38 días de la Feria Judicial Mayor. Desde el lunes los Magistrados judiciales y del Tribunal de lo Contencioso Administrativo están llamados a cumplir a jornada entera su misión de “juzgar y hacer ejecutar lo juzgado”.

Los plazos volverán a correr. Desde siempre sabemos que propiamente “corren” en dos sentidos: corren porque transcurren, con la objetividad del calendario; y nos corren a todos los protagonistas, porque acosan parejo a litigantes o gestionantes, alguaciles, actuarios, escribanos, abogados y jueces.

Para cualquiera que no anestesie su conciencia, el pleito es una sucesión de angustias por fechas, pruebas y razones alegadas, que desemboca en una sentencia a cimentarse en el contenido concreto del expediente. Y si bien todas las sentencias son públicas, las que llegan a los medios de difusión son solo las que resuelven un caso que tuvo notoriedad, las que sostienen una tesis valiosa o aleccionante y, sobre todo, las que suenan paradojales y rechinan.

Todo sistema legal se mide por el grado de autoridad, brillo y grandeza de la Justicia que imparte. Por eso, cuando se instaura una dictadura o cuando se corroe una democracia -en el Uruguay hicimos sucesivamente las dos experiencias-, cuando todo se triza, nos queda solo una última sede terrenal para la esperanza: el denuedo que pongan los Magistrados.

Por eso y por muchas razones más, la reapertura anual de los tribunales no debería ser indiferente a nadie, por más que no se tenga pendencias litigiosas y se piense que no se va a soportarlas nunca.

Quede claro: el quehacer judicial es el pronunciamiento final sobre los conflictos con el Derecho. Pero quede claro también: el Derecho es mucho más que los pleitos, los trámites y las sentencias. Está antes y más allá, a veces como un hecho y otras veces como una aspiración.

A las oficinas judiciales se llega cuando el Derecho no funciona con la espontaneidad que manda la Constitución, porque entre los protagonistas se perdió el amor, la confianza y el respeto. A los Juzgados va quien se siente dolido o lastimado y aduce que se le atropellaron sus derechos. La sentencia y la transacción son remedios más o menos eficaces.

Y el recto funcionamiento del Derecho requiere que haya sentencias que condenen al transgresor, pero para que vivamos en orden, más que sentencias necesitamos la inspiración honrada y pacífica de los ciudadanos. La vigencia natural del Derecho, en definitiva, es una cuestión de cultura.

Estas reflexiones pueden parecerle abstractas y hasta inútiles a una camada de funcionalistas que quieren medir “la productividad” de las sedes judiciales y la abogacía sin preocuparse por los valores humanos en juego. Pero basta advertir que los Juzgados Especializados de Familia eran 3 y ahora son 8 pero no por eso disminuyeron los casos de violencia doméstica, para darse cuenta de que es más urgente reeducar que seguir agregando turnos. Y no sólo en temas de violencia doméstica sino en todas las materias, empezando por el proceso penal, cuya actual postración pide a gritos borrar y empezar de nuevo.

Hay, pues, que repensar la Justicia y, con más fuerza aun, reeducar, dándonos cuenta de que las carencias no resultan tanto de los contextos socio-económicos como de haber abandonado el énfasis que merece la cultura.

Craso error que pagamos con la inmolación de las víctimas, cuya sangre no para de derramarse.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados