Julia Rodríguez Larreta
Julia Rodríguez Larreta

Otra vez Europa

El oso dio el primer zarpazo y se tragó Crimea. Se armó un gran revuelo internacional pero después de importantes protestas, reuniones de altísimo nivel y simbólicas sanciones, las reacciones externas se fueron calmando a pesar de que comenzó el baño de sangre (van más de 400 muertes) de ucranianos de un bando y otro. Quedó claro que si una nación no tiene una población relativamente homogénea y patriótica, si no está bien organizada, armada, con valiosas y sólidas alianzas, y las naciones amigas no están dispuestas a mandar a sus hijos a morir en su defensa, es factible que en este vecindario suceda este tipo de cosas. Siempre fue así. Es parte de la naturaleza del hombre. Cuando el macho dominante desea algo, lo agarra, lo somete y si es necesario, mata a quien se le opone. El hombre, como el animal, usa sus garras y colmillos para cazar a su presa. No olvidarse.

El oso dio el primer zarpazo y se tragó Crimea. Se armó un gran revuelo internacional pero después de importantes protestas, reuniones de altísimo nivel y simbólicas sanciones, las reacciones externas se fueron calmando a pesar de que comenzó el baño de sangre (van más de 400 muertes) de ucranianos de un bando y otro. Quedó claro que si una nación no tiene una población relativamente homogénea y patriótica, si no está bien organizada, armada, con valiosas y sólidas alianzas, y las naciones amigas no están dispuestas a mandar a sus hijos a morir en su defensa, es factible que en este vecindario suceda este tipo de cosas. Siempre fue así. Es parte de la naturaleza del hombre. Cuando el macho dominante desea algo, lo agarra, lo somete y si es necesario, mata a quien se le opone. El hombre, como el animal, usa sus garras y colmillos para cazar a su presa. No olvidarse.

Es verdad que se ha domesticado, pero no completamente. A los depredadores, los sicópatas y los megalómanos, se les excluye a través de distintos filtros de la sociedad como los colegios, las universidades, los clubes, los partidos políticos democráticos, las asociaciones profesionales y sobre todo, por el imperio de la ley y del derecho. Pero aunque estos sujetos deberían quedar apartados de los estamentos del poder, a menudo no ocurre. En la política, en las luchas por alcanzar posiciones de liderazgo, estas características de personalidad y ambición, les resultan una ventaja frente a los demás.

Los filósofos liberales, los legisladores, los jueces, los partidos y los grandes hombres de estado han ayudado a promover la justicia y los conceptos democráticos dentro de marcos republicanos o de monarquías modernas. Algunas religiones han evolucionado ayudando a propagar pensamientos de paz y concordia. Los estados, después de las grandes guerras, con el fin de preservar la paz, han creado instituciones como La Liga de las Naciones, la UN, el Tribunal de La Haya, la OTAN, etc. La humanidad la desea y sabe que cuando se pelea, invariablemente algo se pierde, aun triunfando sobre el otro. Los tiempos pacíficos son de prosperidad. Pero si bien la mayor parte de la gente piensa así, no es toda. El animal alfa se rige por otros parámetros. Además hay ambiciones no confesas de hombres y de pueblos. Deseos imperialistas, resentimientos latentes. Recuerdos de pasadas humillaciones, deseos de venganza, aparte de las legítimas proyectos de progreso .

La historia de las regiones, la de sus pueblos, no pueden ser borradas. Quienes observamos estos eventos debemos ser conscientes de ello y darnos cuenta de que cuando un país es débil y para peor, sus fronteras son discutibles o frágiles, el más fuerte estará tentado de llevarse un pedazo. La memoria de la segunda guerra mundial y la implosión de la URSS se fue desvaneciendo durante la "pax americana" de las últimas décadas, a pesar de que el cine, la TV y los escritos nos traigan recuerdos de los horrores bélicos. Pero el hombre parece no tener mucha memoria y nuevamente pone a prueba los límites.

Rusia vuelve a ser fuerte y tiene un líder enérgico, carismático e inescrupuloso, que responde a una tradición conquistadora. Estados Unidos, el gigante democrático, ha entrado en una fase introspectiva. Parece que Obama y parte de los norteamericanos al menos, eligen la no intervención, no quieren seguir siendo el garante de los ideales democráticos occidentales, a no ser que se amenacen sus intereses vitales. Las negativas experiencias en Iraq y Afganistán, pesan demasiado, aunque hayan conseguido desplazar el escenario del terrorismo. Alemania es una gran potencia económica, pero militarmente no ha actuado desde 1945. Además, depende en gran medida del gas que le compra a Rusia. Francia y Gran Bretaña, son independientes del grifo ruso y han utilizado sus fuerzas armadas en teatros periféricos, pero no están bien económicamente y tienen serios problemas políticos internos con vientos anti europeos. Francia, hastiada del flujo migratorio, se rebela votando al partido xenófobo derechista. Muchos en Escocia buscan la secesión. En España sucede algo parecido con Cataluña y el País Vasco. La Unión Europea, no puede moverse con la misma flexibilidad que un país. No ha adquirido la suficiente cohesión y más bien se ha debilitado. La OTAN depende de sus mandantes y no puede actuar a menos de ser atacado uno de sus miembros y la respuesta podría no ser contundente. Las naciones que no forman parte de esta alianza están muy preocupadas. La calma de la post guerra europea se ha terminado. Otra vez la inquietud y la incertidumbre, obscurecen al viejo continente.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º