Julia Rodríguez Larreta
Julia Rodríguez Larreta

Al son del pan y circo

Como muy bien dijera la ensayista y escritora argentina Beatriz Sarlo la otra noche, los dirigentes políticos que se imponen y arrastran a las masas son los que hablan “en caliente”.

Como muy bien dijera la ensayista y escritora argentina Beatriz Sarlo la otra noche, los dirigentes políticos que se imponen y arrastran a las masas son los que hablan “en caliente”.

Un político que haga discursos bien pensados, sensatos, con propuestas, pero hable “en frío”, carece de ese magnetismo que hipnotiza a las multitudes. Que mejor ejemplo de este fenómeno, que el finado Chávez, que en paz descanse. La lista es amplia y variopinta, aunque hay más de los Hittler, que de los Churchill.

La Sra. Fernández de Kirchner, (salvando las distancias) lo sabe muy bien.Ya sea por intuición o por haber sabido abrevar en históricos personajes de su propio partido, como Domingo Perón o su mujer Evita, acostumbra a ponerlo en práctica continuamente y desde hace tiempo. También despliega con total desaprensión su estrategia mediática a través de innumerables cadenas de televisión. Nadie ha hecho tanto uso y abuso de ellas, sin atisbo de rubor alguno, así como es fiel devota también del axioma, pan y circo.

Cualquiera que haya visto el acto de celebración del 25 de mayo habrá tenido oportunidad de observar una demostración cabal de su estilo. Mucho más que la recordación de un momento histórico trascendente, se trató de un gran acto de campaña, iluminado por una generosa batería de fuegos artificiales, en el cual la Presidente aprovechó el micrófono para hacer otro de sus encendidos (calientes) discursos.

Y como todavía hay plata para mantener la fiesta, los subsidios, el estímulo al consumo, la plata de los planes sociales muy al servicio del kichnerismo y posiblemente haya suficiente dinero hasta los comicios, no es de extrañar que la popularidad de Cristina no decaiga, e inclusive suba, si es que las encuestadoras no caen en aquello de las “atenciones estadísticas”.

Tampoco hay que olvidar que con un país futbolero como la Argentina, el Fútbol Para Todos no se sabe bien si cataloga en el rubro “circo” o “pan”, dado que se trata de un alimento vital para la mayoría de los argentinos. Y si ahora se han destapado las cifras millonarias en danza, que manejaban los directivos de la FIFA, de los millones que giran alrededor de esta audacia gubernamental más vale ni hablar.

Mientras los politólogos siguen echando humo de sus cerebros tratando de vaticinar los resultados de las próximas elecciones. Mientras especulan sobre quienes serán los candidatos de un lado y otro. Que si Massa sigue, si renuncia a su aspiración presidencial, si arregla con Macri o no, que si Scioli será el delfín de Cristina finalmente o si Randazzo es el elegido porque le inspira mayor confianza. Estudian los movimientos de los intendentes, de los gobernadores y desde la Casa Rosada, sin pausa pero con prisa, se avanza en armar una estructura judicial que le dé tranquilidad a la Presidente y su entorno, para cuando tenga que pasarle la banda presidencial a su sucesor.

Con el pie en el acelerador, el oficialismo trabaja y vota en el Parlamento los proyectos necesarios para otorgarle mayor poder a la Procuradora General de la Nación, Alejandra Gils Carbó, quien ha demostrado ampliamente al gobierno y de paso al resto de la gente, que la fortaleza de su vocación se asienta mucho más que en los principios y los valores de la justicia, en la fidelidad a la causa de quien la colocara en ese alto cargo. Con el paquete de medidas que se tramita en comisión de la Cámara de Diputados, se habilitará la designación de 2.300 nuevos funcionarios judiciales. A su vez, el Consejo de la Magistratura, hoy dominado por kirchnerismo, adquirirá la potestad de nombrar jueces subrogantes en las instancias inferiores y superiores de la justicia.

El conjunto legal se compone del proyecto de implementación del Código Procesal Penal de la Nación, la reforma de las leyes orgánicas de los ministerios públicos Fiscal y de la Defensa, una ley de organización y competencia de la justicia federal y nacional penal y modificaciones al Código Penal en materia de extinción de acción.

Al mismo tiempo, funcionarios del gobierno y personas que responden a la Cámpora, el grupo de Máximo K. y del Ministro Kicillof, han sido impulsados, para llegar a lugares en fiscalías generales y juzgados electorales. Por otro lado, el gobierno continúa con su objetivo de sacar al Juez Carlos Fayt de la Corte Suprema y en la Comisión de Juicio Político de la Cámara de Diputados, avanzaron en la conformación de una subcomisión que llevará adelante el proceso para determinar el estado de salud mental del Magistrado. La UCR, el Pro y la Coalición Cívica no ocuparon sus lugares y volvieron a denunciar que se trata de una investigación ilegal, negándose a nombrar representantes y el Frente Renovador no asistió a la reunión. Aun sin la mayoría requerida, el oficialismo sigue buscando pruebas descalificatorias.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)