Julia Rodríguez Larreta
Julia Rodríguez Larreta

Entre las sombras de Nisman

La decisión de la Cámara Federal en lo Criminal que acaba de rechazar la denuncia del fiscal Nisman, por dos votos contra uno, le ha devuelto la sonrisa a Cristina, de acuerdo a como se la vio el jueves en otra de sus cadenas nacionales.

La decisión de la Cámara Federal en lo Criminal que acaba de rechazar la denuncia del fiscal Nisman, por dos votos contra uno, le ha devuelto la sonrisa a Cristina, de acuerdo a como se la vio el jueves en otra de sus cadenas nacionales.

No hay dudas de que habría sido distinto que el propio Nisman fuera quien presentara su demanda, a que ésta se halla estudiado luego de él ya no estar en el reino de los vivos. Hay demasiadas dudas alrededor de esa muerte, demasiadas desprolijidades en el proceso posterior, en la forma en que se investigó, en la que se recabaron las pruebas.

Demasiados los miedos provocados por su cadáver ensangrentado. Un misterio que se presta para que haya incertidumbre alrededor de lo que finalmente se analizó en la justicia. De lo que el Juez Lijo, depositario de la documentación de Nisman, entregara a otro magistrado luego de excusarse de intervenir en la causa, respecto de los papeles que supuestamente se extrajeron de su caja fuerte, de las versiones encontradas y todo ello englobado dentro de una rara campaña de desprestigio de su persona, instigada no se sabe por quien.

Todavía no se ha dado vuelta la última página sin embargo, puesto que el fiscal Moldes confirmó que apelará ante la Cámara de Casación Penal, pero en Olivos hoy se respira con más alivio y hay mejor ánimo para pensar estratégicamente en la campaña y hacer anuncios enfocados a fortalecer y añadir simpatías entre el electorado. Por ejemplo, lanzar una moratoria para refinanciar deudas con la AFIP a través de 120 cuotas, entre otros programas y beneficios y respaldar al actual presidente de Aerolíneas Argentinas, Mariano Recalde, dirigente de la Cámpora, el grupo político de su hijo cuyos tentáculos se han introducido en todos los vericuetos del poder.

Es que se van acortando los plazos para las elecciones y las PASO se dirimirán en agosto. La importancia de estos comicios preliminares depende de como sean sus resultados. De acuerdo al número de votos que consiga cada jugador, puede resultar en una especie de primera vuelta, si hay un tercero ( Macri, Massa y el candidato kirchnerista) que resulta muy rezagado. En situación semejante, los menores votos de este el tercero , como la gente busca el sufragio útil, seguramente huirán hacia los dos contendientes con más chances. Si en cambio, las diferencias entre ellos son más reducidas, las PASO no oficiarán como una rueda de primera vuelta.

Quien será el elegido de Cristina todavía no se conoce y Scioli sigue aguantando estoico todos los desaires. Pero en el fondo, sabe que para Cristina el es su mejor carta. En un escenario muy diferente al anterior, cuando obtuvo la presidencia con el 45% cuando ahora a lo que puede aspirar es obtener un 30%, el gobernador es la mejor garantía. Además, el imprescindible seguro de Cristina para evitar complicaciones con la justicia que podrían terminar muy mal, es ser electa al Parlamento Nacional o al Parlasur.

Si bien su integración cambia en el 2020, el oficialismo sancionó una ley, que le permitiría integrarlo a partir de las elecciones argentinas. Este panorama sería el más sensato para los intereses de Cristina, más allá de que sea conocida por más de una acción incomprensible.

Del otro lado, Massa parece haber quedado atrás, si bien pensar en que abandone la carrera es otra cosa. En cambio Macri, con su acuerdo con el radicalismo ha dado un gran paso adelante a pesar de que a los votantes no se les pueda llevar de la correa. Las gobernaciones que seguramente logre la UCR junto con el PRO y las bancadas de uno y otro grupo fortalecerán su liderazgo, si la influencia del acuerdo de Gualeguaychú en la Convención Nacional radical, baja al electorado.

Ya no existen aquellos caudillos que ordenaban a quien había que votar, pero a la vez, parece más probable que los votantes radicales antes de votar a los peronistas, lo hagan por un candidato que aunque se le asocia con la derecha, al menos se ha mostrado durante su trayectoria política como alguien firme en sus posturas, sin claudicaciones frente al peronismo.

Por el lado de la casa Rosada, la estrategia ha sido emparentar a Macri y el acuerdo reciente, con la fallida Alianza, su inconcluso gobierno y la partida de De la Rúa a bordo de un helicóptero.

Pero tampoco faltan las dificultades que vienen desde la interna radical, de los opositores al entendimiento surgido desde la Convención. Entre ellos están Gerardo Morales y el diputado Julio Cobos, ex vicepresidente de Cristina, cuyo momento más notorio fue su voto “no positivo”, cuando los enfrentamientos con el campo. Si bien quedó sumamente debilitado tras el meeting político, igual quiere hacerse oír y le manda observaciones a Macri, contrarias a sus posturas , en temas como el cepo cambiario o YPF.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados