Julia Rodríguez Larreta
Julia Rodríguez Larreta

Extraña solidaridad

En Venezuela el poder persigue a los opositores, mata a cientos de estudiantes, hace echar del Congreso a quien le molesta, encierra a otros tras las rejas sin garantía alguna, pues no hay justicia independiente y ataca sin piedad a los manifestantes. Sin embargo, ni a la OEA, ni a los presidentes latinoamericanos, se les ha oído una declaración de censura contra el gobierno de Maduro.

En Venezuela el poder persigue a los opositores, mata a cientos de estudiantes, hace echar del Congreso a quien le molesta, encierra a otros tras las rejas sin garantía alguna, pues no hay justicia independiente y ataca sin piedad a los manifestantes. Sin embargo, ni a la OEA, ni a los presidentes latinoamericanos, se les ha oído una declaración de censura contra el gobierno de Maduro.

Ni una palabra de condena a los atropellos del que es objeto una buena parte de la población venezolana, que dando muestras de persistente valor se ha atrevido a resistir los embates armados de las milicias para-policiales enviadas para doblegarlos.

En chocante contraste, ahora la OEA se ha convertido en un baluarte en la defensa del gobierno argentino. Y resulta que Uruguay junto a Brasil, han impulsado una propuesta de solidaridad y respaldo a través de la organización para con Argentina, así como de repudio al accionar de la justicia de Estados Unidos.

Que a un deudor internacional, -moroso consuetudinario, ya que no es la primera vez que Argentina se rehúsa a pagar lo acordado,- el juez que entiende en la causa lo haya puesto contra las cuerdas, parece ser algo mucho más escandaloso y repudiable para los colegas de un gobernante sudamericano que asesina tranquilamente, a quienes lo desafían. Se trata de protestas surgidas debido a las pésimas condiciones en que tienen que vivir, rodeados de inseguridad, de escasez, sin libertad de expresión, en medio de una inflación galopante, a pesar de vivir en una nación escandalosamente rica. Venezuela es poseedora de los mayores recursos petroleros del mundo, inclusive mayores a los de Arabia Saudita.

En cuanto al Presidente uruguayo, flaco favor le hace a la imagen de nuestra nación, que justamente se diferencia de su vecino por la seriedad con que ha respondido a la palabra empeñada. Por lo menos hasta ahora, ya que la posición de Mujica sirve para generar dudas, dado que su alterada reacción, su frase diciendo "puede mañana pasarle a cualquiera de nosotros", da a entender que somos iguales. Menudo servicio a nuestra bien ganada reputación. Por otra parte, su actitud respecto de la presidente argentina, provoca otra comparación muy poco halagüeña, en este caso de asimilación con otro personaje de la política argentina, el gobernador Daniel Scioli. Alguien a quien Cristina ha destratado de una y mil formas y que sin embargo, jamás parece percatarse de ello. Siempre dispuesto a hacerse el distraído.

Y Mujica el olvidadizo, puesto que da la impresión de no recordar nada de las acciones inamistosas que ha recibido el Uruguay a lo largo de los gobiernos, primero de Néstor y ahora de Cristina Kirchner, a pesar de la famosa "afinidad ideológica".

La lista es larga como para poder explayarse, pero se puede hacer un recordatorio que comienza, 1° con los tres años de bloqueo en el puerto de Fray Bentos. 2° La olímpica ignorancia respecto del fallo Arbitral del Mercosur, el no cumplimiento de la sentencia del Tribunal de la Haya que exige la presentación de los análisis en ambas orillas, Frente a la planta de celulosa,y a Gualeguaychú en la costa argentina. 3° Las demoras de la CARP para responder a los proyectos uruguayos para la construcción de dos terminales en Nueva Palmira. 4° Los obstáculos a las barcazas que bajan por la Hidrovía hacia Nueva Palmira. 5° La exigencia de reducir los convoyes de barcazas que vienen por el Paraná, duplicando los costos de Nueva Palmira. 6° El impulso al Código Aduanero del Mercosur que desconoce el instituto de Puerto Libre de Montevideo, elemento clave para la operación y la competitividad de nuestros puertos. 7° la presión para que los barcos provenientes de Malvinas dejaran de ser atendidos en nuestro puerto con otra pérdida de ingresos. ¡Ambas medidas aceptadas por nuestro gobierno! 8° La reciente disposición argentina aprobando la nueva traza del Canal Punta del Indio, que interrumpe nuestra comunicación directa con Buenos Aires y la cuenca, lo que reducirá nuestra operativa. 9° También los servicios a los barcos en la zona Alfa. 10° La prohibición de transbordos de carga argentina en Montevideo. Y van...

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)