Juan Oribe Stemmer
Juan Oribe Stemmer

Vecindario violento

En el idioma hausa, el principal en el norte de Nigeria, el nombre de la organización, Boko Haram, significa "está prohibida la educación occidental". El movimiento fue establecido en el 2002, comenzó su campaña guerrillera en el 2009 y los Estados Unidos lo agregaron a su lista de grupos terroristas en el 2013. Como parte de su guerra sucia para crear un estado islámico fundamentalista pretende erradicar la educación occidental en general, y la de las mujeres en particular. Las actividades de la guerrilla se concentran en el estado de Borno (población 4,7 millones de habitantes), una de las regiones menos desarrolladas de Nigeria, adyacente a las fronteras con los estados de Níger, Chad y Camerún. Es una frontera porosa, lo que dificulta las operaciones de las fuerzas militares nigerianas.

Nuestro vecino del otro lado del Atlántico, Nigeria, tiene población de 174 millones. Una mitad de esa población profesa la fe islámica (la cual predomina en el norte del país), y la otra so

En el idioma hausa, el principal en el norte de Nigeria, el nombre de la organización, Boko Haram, significa "está prohibida la educación occidental". El movimiento fue establecido en el 2002, comenzó su campaña guerrillera en el 2009 y los Estados Unidos lo agregaron a su lista de grupos terroristas en el 2013. Como parte de su guerra sucia para crear un estado islámico fundamentalista pretende erradicar la educación occidental en general, y la de las mujeres en particular. Las actividades de la guerrilla se concentran en el estado de Borno (población 4,7 millones de habitantes), una de las regiones menos desarrolladas de Nigeria, adyacente a las fronteras con los estados de Níger, Chad y Camerún. Es una frontera porosa, lo que dificulta las operaciones de las fuerzas militares nigerianas.

Nuestro vecino del otro lado del Atlántico, Nigeria, tiene población de 174 millones. Una mitad de esa población profesa la fe islámica (la cual predomina en el norte del país), y la otra son cristianos (que son mayoría en la región del delta y el sur). Tiene una organización federal, está organizado en 36 Estados y un distrito federal. Es uno de los principales exportadores de petróleo, aunque la riqueza generada por el oro negro no ha llegado a las regiones del norte, donde se enfrentan las corrientes más moderadas y más extremistas del Islam.

Boko Haram no es el único desafío que enfrenta Nigeria. El director de relaciones públicas del Ejército nigeriano admitió que "llevar adelante operaciones de contra-insurgencia en gran escala, además de una cantidad de otras operaciones en asistencia de la autoridad civil prácticamente en todos los Estados de la federación, ha creado una considerable presión sobre el personal y los recursos del ejército". Las fuerzas armadas no tienen el entrenamiento para ese tipo de guerra tan complejo, carecen de los equipos adecuados, están mal motivadas, y han sido responsables de atrocidades en el pasado. Factores que no contribuyen a ganarles el imprescindible respaldo de la sociedad que necesitan para enfrentar a Boko Haram. Como resultado, los habitantes de algunas de las ciudades en el Estado de Borno han conformado espontáneamente fuerzas de autodefensa. Con cierto éxito como lo sugieren las noticias sobre los combates que tuvieron lugar en la ciudad de Ran, hace unos días.

El secuestro de las más de 200 niñas escolares en el estado de Borno forma parte de un escenario más amplio de enfrentamientos religiosos, económicos y políticos. Los guerrilleros de Boko Haram han cometido atrocidades en el pasado, y continúan haciéndolo. Sin embargo el secuestro de las niñas, que pertenecen tanto a familias que profesan la fe islámica como a familias cristianas, significa un importante cambio cualitativo.

Por un lado, el secuestro ubicó a Boko Haram entre los principales movimientos de la yihad en África. Por el otro, la hazaña lo llevó al centro de la atención mundial y generó una justificada ola de indignación y de reclamos por acciones eficaces en todo el mundo. Los Estados Unidos y otros países han ofrecido apoyo. Pero, al final de cuentas, serán los nigerianos quienes deberán librar la batalla decisiva por su futuro.
No será una empresa fácil porque Boko Haram solamente es un síntoma de males más profundos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados