Juan Oribe Stemmer
Juan Oribe Stemmer

De primera mano

El canciller argentino Estanislao Zeballos, el de la tesis de la “costa seca” sobre el Río de la Plata, no es una de las personalidades históricas más apreciadas en nuestro país.

El canciller argentino Estanislao Zeballos, el de la tesis de la “costa seca” sobre el Río de la Plata, no es una de las personalidades históricas más apreciadas en nuestro país.

Ello no impide que haya sido un personaje interesante. Nació en la ciudad de Rosario, provincia de Santa Fe, en 1854 y falleció en 1923, mientras desempeñaba una misión diplomática en Inglaterra. Fue parlamentario, ministro de Relaciones Exteriores, diplomático, periodista, abogado, escritor exitoso e historiador.

En 1869, cuando tenía 14 años, Zeballos visitó Asunción del Paraguay ocupada por las tropas de la Triple Alianza. La guerra aún no había finalizado. Luego escribió: “Me era extraña la razón de la guerra, me propuse estudiarla, conocer sus causas, averiguar sus resultados y ponderar sus responsabilidades para los dos pueblos”. Esa preocupación lo llevó a recopilar información sobre ese episodio lamentable de nuestra historia regional.

En 1884, Zeballos se embarcó en la empresa de escribir su historia sobre la Guerra de la Triple Alianza.

Apenas habían transcurrido catorce años del final del conflicto y muchos de los actores y testigos de los acontecimientos antes y durante la guerra, aún vivían. Una característica de su trabajo, señala la historiadora argentina Liliana Brezzo, fue que decidió utilizar “las memorias de los actores militares -tanto de los que habían combatido del lado paraguayo como de los que lo habían hecho en el ejército de la Triple Alianza-, y el testimonio de civiles, hombres y mujeres, tanto ciudadanos de los países beligerantes como extranjeros”. Con ese fin realizó entrevistas personales y por correspondencia. Además, complementó su investigación recorriendo las regiones donde tuvieron lugar las batallas.

El proyecto era ambicioso. Quizás demasiado. Abarcaba once tomos y un Atlas histórico-geográfico. Como suele suceder con este tipo de empresas, nunca se realizó. A su muerte, los materiales laboriosamente reunidos por Zeballos se dividieron entre Argentina y Paraguay.

Ahora, la editorial de Asunción Tiempo de Historia ha publicado el libro “La Guerra del Paraguay en primera persona”, en el cual se reúnen materiales del acervo documental denominado Fondo Estanislao Zeballos que se conserva en Paraguay y otra documentación.

El libro incluye una presentación, un ensayo de Liliana Brezzo sobre Zeballos y su proyecto de Historia de la Guerra del Paraguay y una nota de los editores que es aconsejable leer antes de internarse en la lectura de los testimonios.

Entre los materiales en el libro se encuentran datos obtenidos en el Uruguay, incluyendo informes o correspondencia de Juan José de Herrera, Joaquín Requena y Justiniano Salvañach.

Brezzo observa que Zeballos “se propuso copiar las experiencias, vivencias y sensibilidades que le fueron relatadas por actores y testigos en la intimidad de conversaciones personales o bien escritas a su solicitud o acompañando explicaciones durante sus recorridos por el terreno bélico”.

El conjunto de los testimonios y de los apuntes que realizó Zeballos conforma un intrincado mosaico de datos y opiniones que arrojan luz sobre varios episodios de aquella tragedia.

Pero así es la vida: compleja, desconcertante y, por suerte, con más preguntas que respuestas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados