Juan Oribe Stemmer
Juan Oribe Stemmer

Sobre osos y puertos

El presidente continua con sus esfuerzos para hallar un financiador que respalde su proyecto de puerto de aguas profundas (ahora les tocó a Rusia y China).

No es prudente vender la piel del oso antes de haberlo cazado. Pero el presidente no solo persiste en colocar la piel de un oso que aún no ha cazado, sino que, además, se trata de un oso que le pertenece a otros.
En este caso, la piel del oso son las cargas de las que dependerá la viabilidad económica del puerto (que, suponemos, debería amortizarse y cubrir sus costos de operación por sí mismo).

En la reunión con el presidente ruso, Mujica lo ilustró sobre la geografía de nuestra región con la ayuda de un mapa, se refirió a los yacimientos de hierro y otros minerales de la región y sus exportaciones de soja, y explicó las razones que hacen necesario la construcción de un puerto de aguas profundas sobre el océano Atlántico, en la costa de Rocha.

Dejemos de lado los aspectos técnicos, como, el transporte d

El presidente continua con sus esfuerzos para hallar un financiador que respalde su proyecto de puerto de aguas profundas (ahora les tocó a Rusia y China).

No es prudente vender la piel del oso antes de haberlo cazado. Pero el presidente no solo persiste en colocar la piel de un oso que aún no ha cazado, sino que, además, se trata de un oso que le pertenece a otros.
En este caso, la piel del oso son las cargas de las que dependerá la viabilidad económica del puerto (que, suponemos, debería amortizarse y cubrir sus costos de operación por sí mismo).

En la reunión con el presidente ruso, Mujica lo ilustró sobre la geografía de nuestra región con la ayuda de un mapa, se refirió a los yacimientos de hierro y otros minerales de la región y sus exportaciones de soja, y explicó las razones que hacen necesario la construcción de un puerto de aguas profundas sobre el océano Atlántico, en la costa de Rocha.

Dejemos de lado los aspectos técnicos, como, el transporte de esas cargas desde el sistema fluvial de la Hidrovía (con todos sus problemas) hasta un puerto sobre el océano Atlántico ubicado a quinientos kilómetros de distancia, o la falta de comunicaciones adecuadas con el hinterland. Preguntémonos de dónde vendrá la carga.

El elemento clave es la carga. Sin carga no hay puerto.

Quienes impulsan el proyecto del puerto de aguas profundas estiman que este captará, en el corto plazo, 52,4 millones de toneladas anuales (este volumen equivale a cinco veces lo que mueve Nueva Palmira anualmente). La demanda por servicios portuarios estaría compuesta por 22 millones de toneladas de granos provenientes de Argentina (41,9 % del total anual estimado), 10 millones de toneladas de hierro de Bolivia (19,1 %), 10 millones de toneladas de hierro del Brasil (19,1 %), 9 millones de toneladas de hierro de Aratirí (17,7 %) y 1,4 millones de toneladas de cereales uruguayos (2,6 %).

Del total de aquella demanda potencial, nuestro país solamente controlaría una quinta parte (y los cereales que calcula el proyecto bien pueden utilizar Montevideo o Nueva Palmira). Las cuatro quintas partes son cargas provenientes de otros países de la Cuenca.

La posición política de la Argentina es bien conocida (y compresible). El subsecretario de Puertos y Vías Navegables argentino advirtió, con claridad, que la política de su país es asegurar que su comercio exterior sea manejado por puertos argentinos, sin intermediarios. Ha respaldado sus dichos con hechos bien concretos: la Decisión 1108/2013 de la Subsecretaría de Puertos y Vías Navegables sobre transbordos de cargas (esta medida ya se aplica y le causa un considerable perjuicio a Montevideo), la Disposición No. 584/2013 de esa Subsecretaría que fija la nueva traza del Canal de Punta Indio, y la Resolución No. 600/2014 de la Secretaría de Asuntos Políticos del Ministerio del Interior y Transporte que llama a licitación nacional e internacional para la construcción del canal. Faltaría, entonces, el 41,9 % de la demanda potencial por el puerto de aguas profundas.

Tampoco controlamos los posibles embarques bolivianos y brasileños, los cuales pueden ser atendidos por Nueva Palmira.

Es hora de bajar a la realidad: el puerto de aguas profundas del Uruguay es Montevideo dragado a 14 metros.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)