Juan Oribe Stemmer
Juan Oribe Stemmer

No hay peor ciego...

A último momento, el Banco Central de Venezuela entregó al Fondo Monetario Internacional (FMI) información sobre el desempeño de la economía de ese país durante el año 2017.

El gobierno de Venezuela había suspendido la publicación de los datos sobre crecimiento e inflación hace un tiempo. Podría pensarse que esta omisión fue el resultado de la reconocida modestia y humildad de Maduro quien siempre ha sido reacio a proclamar los magníficos logros de su gobierno. Solamente la amenaza de sanciones por parte del FMI consiguió superar tanto recato y lo convenció de entregar los datos del año pasado.

Considerando que Venezuela es una dictadura (subespecie cleptocracia), son datos que deben ser tomados con unas pinzas bien largas. Pero aún así, es una información interesante (por aquello de "a confesión de parte, relevo de prueba"). Según esos datos oficiales, durante el año 2017 la inflación llegó al 860 % y la economía se contrajo un -15,7 %. Fue el cuarto año de recesión.

Los datos reales son aún menos auspiciosos. El FMI estimó que durante el año 2017 la inflación llegó al 2.828 %. Para el año 2019, el Fondo estima un incremento de los precios del consumidor de 1.370.000 % y una caída del producto bruto interno del 18,0 %.

Es difícil de concebir que una de las principales naciones petroleras, con enormes recursos naturales y una sociedad culta, atraviese, por tanto tiempo, una crisis económica, política y social tan profunda. La explicación es política: la causa del desastre es el progresismo real de Chávez aumentado al infinito por Maduro y sus adláteres,

De acuerdo al Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (informa el periódico El Nacional, de Caracas, que continúa (hoy solo en la web) a pesar de los esfuerzos del gobierno para callarlo), en noviembre el valor de la canasta familiar llegó a 183.715 bolívares (un alza del 122,9 % respecto del mes de octubre). El salario mínimo está fijado en 1.800 bolívares. Los interesados en las matemáticas podrán calcular cuántos salarios mínimos necesitaría una familia tipo para cubrir el costo de una canasta básica.

Ante ese desastre y la falta de democracia los venezolanos votan exiliándose. La Organización Internacional para la Migración (OIM) y la Agencia de las Naciones Unidas para los refugiados (ACNUR) anunciaron que la cantidad de refugiados y emigrantes venezolanos en todo el mundo alcanza los tres millones. De este número, 2,4 millones han buscado mejores horizontes en la región. Especialmente en Colombia (que ha recibido más de un millón de refugiados), Perú (medio millón), Ecuador (220.000), Argentina (130.000), Chile (más de 100.000) y Brasil (85.000). En nuestro país también se ha producido un incremento significativo en la cantidad de solicitudes de residencia de venezolanos.

Los Cancilleres de los países pertenecientes al Grupo de Lima se reunirán en la capital peruana a principios de enero para considerar una posición ante el nuevo período presidencial de Maduro. El Grupo está formado por Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía. El Grupo incluye a tres de los cuatro miembros activos del Mercosur. La excepción es Uruguay. Lamentable.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)