Juan Martín Posadas
Juan Martín Posadas

La transacción

El espacio es tirano: aspectos importantes del tema tratado la semana pasada -la coalición- reclaman una complementación.

Ese es el propósito de esta entrega de hoy.

Una coalición -en abstracto- es un derivado de un panorama político plural, es decir, un panorama donde no existen sectores de dominio absoluto, sea porque el sistema no lo favorece, sea porque la mentalidad de la gente (la cultura política popular real) no los acepta. Las coaliciones, pues, no son una forma de resignación o de transigencia respecto a un déficit inevitable sino más bien la estructura necesaria y mejor para un funcionamiento político sano de la sociedad.

Como expresé la semana pasada una coalición política se constituye y se consolida cuando los dispuestos a coaligarse ven en ella algo que ninguno por separado tiene ni podría conseguir por sí mismo. Coalición no significa amontonamiento o simple suma. La política coaligada habilita que los coaligados produzcan resultados políticos mejores en la medida en que serán más fieles a la composición real de la sociedad.

Dicho con otras palabras, será reflejo más realista y auténtico de la sociedad donde se producen.

Nuestro país tiene una larga -y yo creo que muy fecunda- tradición histórica de acuerdos, negociaciones y transacciones políticas. No puedo creer que eso no haya construido un aprendizaje y un depósito.

También es cierto que esa historia no incluye -por razones meramente cronológicas- al Frente Amplio, que tiene una historia más corta. Sea como sea ese factor genera una complicación, no para el gobierno actual de coalición sino para el fluir de la política nacional.

Que el partido político actualmente más numeroso no tenga esa historia y, en virtud de algunos componentes (o antecedentes) leninistas, no tenga facilidad para hablar ese lenguaje, es una complicación.

No todo el Frente Amplio pero sí una parte importante está inundada de una sensación de haber sido desalojada injustamente del paraíso. Esa sensación condiciona varias cosas. Básicamente alimenta un deseo o impulso de volver, en una lógica de afuera-adentro. Los desalojados del paraíso quieren estar, que se invente algún “gran acuerdo nacional” o cosa por el estilo que los incluya.

Es fácil de percibir la patología de este tipo de reclamo teniendo en cuenta que el Frente Amplio está presente y en la proporción que le toca en el órgano más representativo y legítimo que es el Parlamento. Sin embargo esta presencia en el Parlamento no aplaca la necesidad insatisfecha de los desalojados del paraíso porque el Parlamento es no solo el lugar de la representatividad sino también el lugar por excelencia de la transacción.

Tan difícil le resulta al Frente Amplio la transacción que está convocando a firmar para derogar artículos de la Ley de Urgente Consideración que, en un sano espíritu transaccional, habían sido aceptados en el curso del tratamiento parlamentario.

Una reflexión final: la transacción se torna un bicho raro o una defección deleznable cuando es tratada en las llamadas redes sociales. El lenguaje y la mentalidad que campea en esa red cloacal hace imposible pensar siquiera en términos transaccionales (es decir, en términos políticos).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados