Juan Martín Posadas
Juan Martín Posadas

Programas de gobierno

La proximidad de la fecha electoral hace que los candidatos y sus respectivos partidos apuren a los talleres partidarios para que terminen de redondear los llamados programas de gobierno. El periodismo en general suele atribuir gran importancia al contenido y presentación de dichos programas. La gente no tanto. En el pasado yo he tenido, en dos casos, participación directa en tales tareas y personalmente no le asigno tanta importancia. Quedé con la sospecha que, por lo menos en un caso, el programa encomendado no fue leído ni siquiera por el propio candidato.

La proximidad de la fecha electoral hace que los candidatos y sus respectivos partidos apuren a los talleres partidarios para que terminen de redondear los llamados programas de gobierno. El periodismo en general suele atribuir gran importancia al contenido y presentación de dichos programas. La gente no tanto. En el pasado yo he tenido, en dos casos, participación directa en tales tareas y personalmente no le asigno tanta importancia. Quedé con la sospecha que, por lo menos en un caso, el programa encomendado no fue leído ni siquiera por el propio candidato.

Los partidos políticos de nuestro país tienen orientaciones fundamentales muy instaladas en sus trayectorias y en sus prácticas, las cuales hacen claramente perceptible el rumbo que van a tomar (aún en los casos en que el texto programático preelectoral exprese otra cosa). La actualización y puntualización de los proyectos políticos inmediatos que se haga en función del desafío electoral resulta positiva exclusivamente en la medida en que congrega a una serie de técnicos que se preparan como asesores eventuales en las distintas áreas de gobierno. Esa presencia complementa el discurso político.

Por lo que alcanzo a ver los programas de gobierno —los que ya están prontos y los que se anuncian— van a reproducir la misma matriz de los programas de las elecciones anteriores. Esa matriz, común a los programas de todos los partidos, va a dejar afuera algunos de los problemas políticos más serios que tiene el Uruguay de hoy. Me explico.
La matriz que ha moldeado todos los programas de gobierno corresponde más o menos a los Ministerios. Cada candidato expone en el papel las situaciones y diagnósticos de la economía, la salud, la vivienda, educación, medio ambiente, relaciones exteriores, industria, etc. y así todos los Ministerios, agregando luego las soluciones que propone.

A estar por lo que se ve ningún programa va decir una sola palabra, por ejemplo, sobre la división que se ha abierto en la sociedad uruguaya. Hay dos Uruguay que no se hablan, que no se escuchan, que no buscan caminos de encuentro, que no comparten los sentimientos y las convicciones mínimas para reconocerse como nación. Esto es una tragedia, quizás la más grave que sufre el Uruguay; viene creciendo y no figura, no es reconocida ni abordada (ni mencionada siquiera).
En las elecciones pasadas, cuando este problema ya era grave, escribí afligido en extremo, que no daría mi voto a ningún candidato que no dijera claramente qué iba a hacer o cómo iba a conducirse con la otra mitad del Uruguay que no lo hubiera votado. No cumplí: voté, aunque no encontré ninguno.

Sea en el programa de gobierno, sea en los discursos de la campaña electoral, de alguna forma tiene que expresarse y transparentarse en los candidatos y en los partidos que efectivamente tienen dolorosa conciencia de esta división y que la sienten como verdadera tragedia nacional. Debe quedar patente que se ha meditado el asunto y se ha logrado percibir las características de esa división (que no es el voto ni las familias ideológicas), sus complejidades, sus orígenes, sus trampas, sus usos indebidos, sus consecuencias culturales. Sería bueno ver un compromiso claro para encarar esa división y para convocar a todas a esa tarea. No veo nada más importante para figurar en un programa de gobierno.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)