Juan Martín Posadas
Juan Martín Posadas

La espiral de silencio

La proximidad de un acto eleccionario despierta en los uruguayos algo de su alma timbera ¿quién ganará? Las elecciones que vienen son departamentales y las departamentales son 19 apuestas distintas; me voy a referir solo a las elecciones del Departamento de Montevideo.

En Montevideo hace un montón de años que no ha habido sorpresas electorales; hoy el panorama está un poco cambiado… se reciben apuestas. No se puede negar que existen antecedentes como para pensar que en esta vuelta tampoco habría sorpresas pero nuevos acontecimientos dejan lugar a dudas. Voy a aplicar a continuación ciertos conceptos de un libro de Elisabeth Noelle-Neumann para explicar algunos fundamentos de esa duda. El lector verá fácilmente su aplicación acá.

Es sabido que los humanos temen al aislamiento social más que al error. Los individuos actúan en público desde el conocimiento que tienen de la opinión pública. La gente común tiene una capacidad singular de percibir el estado de la opinión, las reacciones de aprobación y desaprobación, y por ende, de evitar el aislamiento social.

Trasladado esto a lo que nos interesa ahora (la realidad electoral y política de Montevideo) en un medio abrumadoramente frentista resultó más difícil ser o, sobre todo, mostrarse con otra camiseta. Dice textualmente la autora citada: “Las personas observan su medio social, se fijan en lo que piensan sobre ellas, son conscientes de las tendencias”. “La presión del ambiente no procede tanto de una mayoría matemática sino de la certeza agresiva en la corrección de sus creencias de parte de esos otros.” Muchas de las conductas sociales -y, por extensión, políticas- se originan en la tendencia muy humana de evitar el aislamiento. De allí provienen tanto afirmaciones como silencios. El miedo al aislamiento hace que la gente trate constantemente de comprobar qué opiniones y modos de comportamiento son aprobados o desaprobados en su medio. La opinión pública es considerada un tribunal de cuya desaprobación hubiera que protegerse. El libro de Elisabeth Noelle-Neumann se titula precisamente “La Espiral de Silencio”. Desde otra perspectiva McLuhan decía que la moralidad pública comprende las opiniones que hay que defender públicamente para no aislarse.

Parece evidente que las ideas que he recogido arriba de Noelle-Neumann hayan tenido influencia importante en los anteriores resultados electorales de Montevideo. Hubo -aún algo queda- una abrumadora presencia frenteamplista que ha producido en muchos casos una respuesta de silencio para evitar el aislamiento. Como dice la autora “hay una cierta razonabilidad en que la gente sea mahometana en Teherán, anglicana en Londres y católica en Roma”. Pero eso sucede hasta que se rompe la hegemonía, hasta que el invencible tenga su primera derrota. El temor a quedar afuera, marginado, que jugaba a favor del Frente Amplio se ha pinchado. La opinión pública hoy está menos cerrada, mucho más abierta.

El Frente perdió su invulnerabilidad en la cabeza de la gente (que es donde primero ocurre una derrota antes de trasladarse a la arena política). Laura Raffo está compitiendo con un Partido y, sobre todo con un candidato (Martínez) que tiene derrota pintada en su frente. Los montevideanos que consideran votar por Laura Raffo no corren riesgo de aislamiento. Hace años que no se presentaba un horizonte tan abierto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados