Juan Martín Posadas
Juan Martín Posadas

Duelo de relatos


El período electoral -que, como es obvio, ya está en curso- se presenta como una lucha de relatos o entre relatos. Siempre es así. ¿De qué relatos estamos hablando? Pues, de la forma en que se “dice” al Uruguay, o sea los conceptos y las palabras para describir cómo está el Uruguay, qué es lo que le pasa, por qué le está pasando eso y demás.

Existen muchas opiniones y muchas respuestas sobre esas cuestiones; quien consiga -sea un candidato, sea un Partido- instalar en la sociedad su explicación, es decir, su relato de cómo son las cosas, ese tiene media victoria ganada. En política las cosas no son como son sino como se cuentan y el que logra instalar su relato sobre el relato de los otros ya marcó la cancha. Después habrá unos a favor y otros en contra, pero siempre será sobre ese relato que se estableció primero.

El Frente Amplio está fabricando su relato electoral en Brasil. Los voceros del Frente, tanto los políticos como los sindicales, están construyendo una explicación (un relato) sobre lo que ocurrió en Brasil en los siguientes términos: se ha desencadenado una escalada continental desde las derechas contra los partidos llamados populares, ayudada por la gran prensa y los intereses oligárquicos. Eso fue lo que barrió con el P.T., con Dilma, Lula y todos sus lugartenientes, la mayoría de ellos compartiendo actualmente calabozo con los empresarios coimeros o coimeados. Ni una palabra sobre Petrobras o lava jato. Este relato se complementa a veces con una versión argentina (no obstante las evidencias de los cuadernos y las bolsas de dólares por encima del muro del convento).

Resulta obvio que la insistencia aplicada en esto no es para explicar en Montevideo lo que sucedió allá en Brasil sino que es ir poniendo las bases del relato frenteamplista para las elecciones que se aproximan (y que el Frente espera con angustia de que le pase lo mismo que al P.T.). El relato que ellos difunden sobre Brasil busca decirle a los uruguayos: el Frente está siendo atacado de forma aviesa por un malón de derecha (y no por Sendic, Ancap, el Fondes, la regasificadora, las tarjetas corporativas, la inseguridad en las calles, etc. etc.) Nada malo o errado (corrupto) proviene del Frente ni justifica esa reacción, todo es ataque externo.

Ese es el relato -repetido por dirigentes, periodistas y académicos- que va a competir en las próximas elecciones, un relato que hablando de Brasil está buscando que sea entendido como uruguayo y apto para las necesidades electorales locales. En la confrontación de relatos que ya comienza, esta es la tónica del relato del Frente.

Ese relato va a ser enfrentado y confrontado por el relato del desafiante. (Aprovecho para sugerir a los dirigentes del Partido Nacional que no hablen nunca más de oposición). El relato del desafiante es claro: en los años de la bonanza fenomenal de las commodities la izquierda en el gobierno empezó con políticas distributivas pero rápidamente sucumbió a la abundancia fácil de recursos, se mujiquizó y se corrompió en el despilfarro de la abundancia. Ahora la gente se ha hartado y se dispone a pasarle la factura (con toda razón).

Se está abriendo otra era, otros tiempos, y una oportunidad para evolucionar, para legitimar otro discurso y probar otras políticas. Y solo el desafiante está en condiciones de armar el discurso para lo que viene. Este es el relato que va a confrontar con el otro en noviembre del año que viene.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados