José Luis Pou
José Luis Pou

Maduro es funcional

Me ha llamado la atención que amigos y conocidos, bien informados, cultos y con capacidad de análisis, se sorprendan que el Sr. Maduro siga en el poder (o al menos figure) como Presidente en la norteña Venezuela.

Desde mi punto de vista es muy claro que el Sr. Maduro es funcional a intereses importantes, más que funcional, es excepcionalmente útil y no me voy a referir a los narcotraficantes, a quienes también les sirve, sino a países y a empresas legalmente establecidas.

El mundo consume hoy, año 2020, en el orden de 100 millones de barriles de petróleo por día (100 mbd) con un crecimiento anual en la demanda de poco más de 1 millón de barriles por día (1 mbd).

En diciembre pasado se reunieron en Viena, la OPEP ampliada (porque Rusia es un actor fundamental hoy, pero no integra los 14 miembros de la Organización de Países Productores de Petróleo), para intentar bajar la oferta en 500.000 barriles, muy preocupados por la baja del precio del petróleo.

No lograron parar la caída y así es que en estos días de febrero 2020 están de nuevo en conversaciones con el mismo objetivo. Se pelean duramente, aunque para afuera sean todo sonrisas, a ver cómo se distribuye el esfuerzo de disminuir la producción y por ende los ingresos y todo por 500 mil barriles.

Simultáneamente, Nicolás Maduro hace un ajuste de 5 millones de barriles por día él solito, recorta 10 veces lo que a otros les lleva tantos días de negociaciones, entre tantas personas importantes y poderosas para ponerse de acuerdo.

En efecto, hoy Venezuela no llega a exportar 1 millón de barriles por día (1 mbd). Con cualquier gobierno mínimamente competente, el país con mayores reservas probadas del mundo estaría exportando 6 mbd (el Sr. Hugo Chávez había anunciado en 2012 que para el 2019 iba a llegar a 6 mbd a pesar de tener claro que no era un excepcional gestor).

Es bastante obvio entonces que tirarle con alguna ayuda militar a Maduro por parte de Putin (aunque no la cobrara, aunque sí lo hace) es para su principal ingreso, el petrolero, un negocio espectacular. Maduro y su caterva de incapaces y/o inoperantes y/o corruptos son un gran aliado para mantener alto el precio del barril, haciendo un ajuste de 5 mbd en la oferta.

El mismo razonamiento es aplicable a Irán, cuya dependencia del petróleo en su economía es significativa. A su vez para China, segunda potencia mundial y en claro desafío a EE.UU. es poner un pie en América del Sur y en particular, en el país con mayores reservas de petróleo del universo, ubicado además, cerca de su principal adversario.

Pero Rusia e Irán no son los únicos beneficiados, lo son todos los productores de petróleo y especialmente quien fue hasta ahora (que fue desbancado por EE.UU.) el mayor productor de petróleo del mundo; Arabia Saudita.

Y todo esto en medio de la salida a bolsa del 1,5% de Saudi Aramco (acrónimo de Arabian American Oil Company). El Príncipe Abdulaziz Bin Salmán sustituyendo al Ingeniero Khalid al Falih al frente de Aramco, quien incentiva (¿compra?) operadores de todo tipo para que la salida fuera o al menos pareciera, un éxito. En su primer día en la Bolsa la suba fue del 10% y tal parece que nadie recuerda que Aramco es la empresa que más CO2 produce en el mundo.

Entre otras cosas, hubo una “sugerencia” cuasi imperativa para que todos los beneficiarios del Reino compraran acciones en la salida en el Stock Exchange, además de préstamos blandos para quienes suscribieran.

Este tema da para mucho más, pero veamos otros beneficiados.

Anteriormente mencionamos que EE.UU. desplazó a Arabia Saudita como el mayor productor de petróleo del mundo.

En Estados Unidos también hay beneficiados.

Pues bien. ¿Cómo llegó esta nación cuya producción de petróleo caía año a año, a dar vuelta esa situación? Lo hizo de la mano de desarrollos tecnológicos de “fracking” y nuevas empresas norteamericanas demostraron tener una enorme capacidad para aumentar su eficiencia y productividad.

En 2020 en EE.UU. según la EIA, la producción de petróleo superará los 13 millones de barriles diarios promedio, habiendo aumentado 1,3 mbd en 2018 y 1,3 mbd el 2019. Tanta capacidad ha mostrado a estos nuevos jugadores en la optimización de costos de los procesos de fracturación hidráulica. Superaron hace unos años una caída de los precios provocada por Aramco para intentar sacarlos del mercado, pero obviamente, un WTI a 50 dólares no es lo mismo para ellos, que un WTI a 20 dólares.

Este avance en la mejora tecnológica de la fracturación hidráulica tiene hoy y tendrá en los próximos años una importante repercusión por estos lares; entiéndase Vaca Muerta, pero este es otro tema.

¿A cuanto estaría el WTI o el Brent si Venezuela exportara de acuerdo a su potencial?

¿Cuál sería el precio de la acción de Aramco?

Es muy evidente que Nicolás Maduro le es útil a más de uno.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)