José Luis Pou
José Luis Pou

La gran mentira

Que el Frente Amplio realizó en forma eficiente el cambio de matriz energética no es la gran mentira, sino simplemente parte de un relato que los uruguayos compraron y que ahora se están dando cuenta de que era falso.

Pero sí es una gran mentira, que el Frente Amplio prioriza el trabajo de los uruguayos por sus consecuencias en desempleo.

Dentro de las energías renovables no tradicionales Uruguay analizó y acordó en la Comisión Multipartidaria de Energía durante la inefable era Mujica, la energía eléctrica en base a la biomasa, la energía eólica y la solar. Pero la realidad fue que lo pactado no se realizó, no se llegó ni lejos a la propuesta de biomasa, aunque se multiplicó por 5 lo previsto para la generación en base a energía eólica. Tanto la eólica como la solar son lo más parecido a una colocación financiera que no requiere prácticamente mano de obra: su mantenimiento es mínimo y genera poco trabajo a los uruguayos.

Por el contrario, la generación en base a biomasa requiere de mucha gente en la planta de generación y en el suministro de la biomasa, así como servicios comerciales de repuestos y mantenimiento y mano de obra calificada.

La producción de energía eólica y solar tiene menos beneficios que la energía eléctrica en base a biomasa desde el punto de vista ambiental. Con las dos primeras, salvo que se recurra a baterías (hoy caras) no se puede acumular; no son “gestionables”.

Por ello los contratos de la era Mujica en cantidades desopilantes a inversores financieros (extranjeros en su amplísima mayoría), de energía eólica, obligaban a UTE a pagarla siempre que el generador eólico o solar la pusiera a disposición. Parece insólito, pero es la realidad, se priorizó la inversión financiera tan denostada por el FA. y tan cuidada en los hechos. La obligación de comprar toda la energía disponible, significó pagar US$ 142,2 millones en los últimos 6 años aunque no se utilizara, (Acceso a la Información, El Observador).

Que no lo supiéramos antes no es casualidad, todo lo que se abonaba por “restricciones operativas” (eufemismo acuñado para expresar no tener a quien venderle la energía) era declarado reservado por los diversos estamentos del gobierno del Frente Amplio. La ingeniera Cosse no está sola en eso de declarar reservados los gastos del Antel Arena. Reinó la opacidad en los 15 años de gobierno frentista. Bienvenida la transparencia y los periodistas de investigación.

Con la biomasa esto no hubiera sucedido porque haciendo contratos adecuados, la misma se puede acumular y es “gestionable“ al 100%. Es cierto que es más cara en forma inicial y mirada superficialmente, pero no de acuerdo a la totalidad de los elementos; industria de la madera, Protocolo de Kyoto, Acuerdo de París, energía en base a residuos. Prima facie, el suministro de biomasa es más caro porque requiere combustible para su transporte a planta y Raúl Sendic mediante, (otras gestiones colaboraron), los combustibles aquí son de los más caros del mundo. En 2° lugar, la generación en base a biomasa da empleo, da trabajo, mucho del cual es calificado. El costo Uruguay es alto a consecuencia, entre otras cosas del déficit fiscal. Pero sobre todo, la generación en base a biomasa es una vía natural, conveniente en el proceso de la reutilización de los desechos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados