Javier García
Javier García

Es unidad, o es el FA

La elección interna en los partidos es una invitación a marcar el perfil propio. ¿Cuál es el límite? La división.

En el Partido Nacional, el mejor posicionado, poner en riesgo la unidad a costa del perfil propio, es jugar para el FA. De tanto recorrer el país, de visitar y visitar los barrios, se conoce muy bien la "cabeza" del nacionalista de a pie. Sin este no hay partido político, y mucho menos dirigentes. Hoy hay uno solo reclamo: no se peleen. Hay que escuchar. Es tan cercana la posibilidad de ser gobierno que ponerla en riesgo es criminal. Al iniciar la campaña es bueno recordar que los dirigentes y su suerte respectiva es una anécdota. Es tan importante lo que tenemos por delante y tan críticas las consecuencias de otro gobierno del FA, que el solo hecho de poner en riesgo o debilitar la unidad partidaria es un pecado imperdonable.

La línea es clara: de un lado el FA, solidariamente responsable de todos sus gobiernos y del otro cuatro partidos distintos, pero con vocación de cambio y conceptos comunes de defensa de la ética política, de las libertades, del estado de derecho, de la solidaridad y de la dupla de derechos y obligaciones que implica la vida social.

En estos días el semanario "Búsqueda" gestó el primer debate entre partidos: Lacalle Pou y Sanguinetti coincidieron en la necesidad de acordar y el expresidente dio un respaldo explícito y pragmático a Luis para un futuro y eventual gobierno. Las diferencias fueron sobre los tiempos de acordar la coalición de gobierno y sobre la extensión que tendría en materia de integrantes. Son diferencias tácticas que la realidad política resolverá por su peso propio. Lo más importante es la señal de certeza política que dieron y que da garantías de gobierno. Los debates son buenos, imprescindibles.

Pero deben ser entre partidos diferentes. A la interna de los partidos la búsqueda del perfilismo muchas veces puede ser negativa, y una tentación a ir más allá de donde se debe. Los que salen triunfadores cuando vale más la diferencia que la coincidencia entre compañeros de ruta, son los de afuera que la usan para exponer y multiplicar. Lo digo claramente: no comparto un debate entre precandidatos de mi partido rumbo a la interna, quiero marcar las diferencias con el FA, no adentro.

Las discrepancias, por importantes que algunos las consideren, son mínimas con respecto a la montaña que nos separa del FA. El Partido Nacional tiene mucho para decir del futuro y de lo que hay que construir. La interna es la primera de tres vueltas que en verdad tiene la elección. En la tres el adversario está afuera. Todas las fuerzas deben estar dirigidas allí. El 1º de julio habrá un candidato único que nos representará a todos, por eso ni una sola palabra de más puede ser parte de un archivo para usar contra nosotros mismos. ¿Es más importante la interna o devolver seguridad al Uruguay? ¿Es más importante la suerte electoral propia o generar condiciones para el trabajo y la producción que se están destruyendo con el FA? ¿Es más importante sacarle unos votos a un compañero, o sacar a Bonomi y atacar la corrupción?

El que busque crecer a costa del correligionario quedará al costado del camino. Por aquello que repetía Wilson ante algún ególatra de turno, "en el Partido Nacional la gente es mucho más importante que todos los dirigentes juntos". Por eso es unidad, o es FA.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)