Javier García
Javier García

Son temblor

Gana uno, pero gobierna incluyendo a varios, o gana uno y gobierna solo. Esa es la cuestión. Es mayoría plural gobernante o minoría solitaria e inestable. Es certeza o temblor.

Se empieza el debate sobre el futuro, que no es lejano y tiene un plazo fijo de cinco años. Las encuestas coinciden en grandes números con el resultado de la interna, sumando partidos. Tres de cada cuatro votantes en la interna lo hicieron por partidos de la oposición. Las encuestas dicen que el FA tiene un tercio del electorado, franca minoría. Los partidos opositores todos hemos señalado nuestra voluntad de cambio y de formar una coalición gobernante.

En estos días el Dr. Sanguinetti expresa la necesidad de proclamarla antes de octubre, en una idea que expresó hace un tiempo. Nosotros, se sabe, coincidimos totalmente con el ánimo de coalición. Pero tenemos una visión tan amplia que no queremos que nadie se sienta desplazado de antemano. Hay que esperar a todos. No queremos ni tenemos derecho a obligar a nadie a decidir antes de tiempo. Es legítimo que cada partido quiera tener la mejor votación y no diluirse. También es claro que, salvo la voluntad general de cambio, no se puede avanzar mucho más hasta saber qué peso parlamentario tiene cada partido, que en definitiva esa es la llave maestra de la coalición. Qué respaldo ofrece cada colectividad en el Parlamento para tener los 50 diputados y 16 senadores que garantizan la estabilidad del gobierno.

Aquí está la segunda clave. No habrá mayorías parlamentarias de ningún partido por sí solo. En tres meses que nos quedan a octubre sí se puede expresar lo principal: qué partidos están por el cambio y cuáles por la continuidad del FA (además del propio FA). Mejor dicho, ¿hay algún partido que se coaligaría con el oficialismo si ganara? Hasta ahora nadie lo dijo, y supongo que de los mayoritarios nadie lo dirá. No por falta de patriotismo, que sobra, sino porque no están dadas las mínimas condiciones de coincidencia. En el FA sus grupos mayoritarios no condenan la dictadura criminal de Maduro. Esos mismos grupos participan de teorías económicas basadas en el centralismo estatal y desprecian la iniciativa privada, tienen una visión corporativa de la educación, ven además a la sociedad como expresión de lucha de clases, pasan la raya y de un lado ellos, el pueblo, y del otro los otros, los oligarcas. Es difícil entenderse con estas teorías que están exactamente enfrente de las nuestras y de las que defendemos todos los demás partidos hoy en la oposición, que son en esencia republicanas. Más para allá o para acá, todos respetamos la ley y una sociedad armoniosa, que pueda convivir sin agraviarse ni sentirse “enemiga de clase”.

El FA está solo, construyó su propio “fuerte” desde donde disparó a todo el resto. Cavó una zanja grande para que nadie pase de un lado al otro y además dinamitó los puentes con todos. Por eso no puede convocar a una coalición, primero porque su interna no lo permite sin romperse, pero además porque no cree en la negociación sino en la imposición.

Entre primera y segunda vuelta estaremos todos sentados, sólidamente, ofreciendo certezas en este mar de incertidumbres económicas que nos dejan. El Frente, solo, ofreciendo minorías gobernantes. Aun para quien votó en su momento al FA es mucho más seguro y esperanzador garantizar gobierno y estabilidad que quedar abrazado a un temblor.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)