Javier García
Javier García

La doble moral

La coalición ganó la elección, sin embargo, todos los días hay que explicar que es sólida y que ningún socio nos genera preocupaciones. Bien claro: de lo que más se ha escrito y hablado por estos días es de las incertidumbres de algunos sobre Cabildo Abierto.

Hay una especie de “cabildo abierto” centrismo. Todo gira allí. Los cinco partidos socios elaboramos el programa de gobierno y los líderes lo firmaron, con el presidente electo a la cabeza. Sin embargo, hay que explicar que la agenda de derechos no se va a tocar. No nos creen. Nos dicen: está bien, pero hay socios que quieren derogarla. Le decimos que no es así y que estamos comprometidos bajo firma. Pero insisten. Esa puntillosa mirada que recuerda con fechas y giros toda declaración de un diputado primerizo, o de un ignoto dirigente, cuando escucha la atronadora declaración de Mujica esta semana, mira distraída para otro lado. El “viejo”, dicen, es así. ¿Así, cómo? De lo profundo de su convicción afirmó que “la agenda de derechos es una expresión de la estupidez humana”. Es decir que la marcha del 8 de marzo que convocan expresiones del feminismo donde varias se alinean con el FA, son una expresión de esa “estupidez”, según el líder mayoritario de la izquierda. Alguien por un segundo se preguntó qué pasaría si eso mismo dijera un coligado. Se imaginan tratar de estúpida esa reivindicación.¿Pasó algo entre el mundo militante de los que están en el GPS de la izquierda, salvo unas pequeñas, tibias y disimuladas declaraciones de rechazo ? Nada. Constanza Moreira, mujer y política, es una “burra difícil de encontrar” según Mujica. ¿Y con esto? Si alguien coaligado afirmara algo parecido no tardan un instante en considerarlo una muestra de la sociedad patriarcal, de machismo latinoamericano y feudal. Un ataque típico de violencia de género. ¿Pasó algo? Nada. La doble moral está de fiesta.

Nos dicen que tienen derecho a preguntar y desconfiar de Cabildo Abierto. Lo aceptamos, cada cual confía o desconfía de lo que quiera. Suponemos que también con la misma fuerza desconfiaran del MPP, sector abrumadoramente mayoritario del FA, cuyo líder absoluto desprecia a las mujeres y ejerce violencia verbal contra sus compañeras. ¿Por qué para unos una moral y para otros, otra? Sencillamente porque hay varias morales adentro de la izquierda y lo que los aglutina no es el programa ni las convicciones, sino los votos. Y ahí saben que son más importantes los votos de Mujica, que lo que piensa Mujica.

Por primera vez habrá una vicepresidente electa, por primera vez una ministra de Economía y, también, luego de ríos de tinta y manifestaciones contra la discriminación, sinceras muchas y demagógicas otras, en el senado se sentará una senadora afro descendiente. Pero la pregunta reiterada es por qué hay pocas mujeres en el gabinete. ¿Y estas compañeras que hacen historia, no cuentan? ¿Son menos mujeres en el concepto de la izquierda? Ni una sola declaración de ninguna de los cientos de instituciones y ONG subrayaron esta conquista histórica palanqueada por el Partido Nacional.

Confirma que la “agenda de derechos” muere a los pies de machistas consumados de la izquierda que ejercen “derecho de pernada” política con sus votos. Para algunos/as custodios y censores de la moral, si el patriarcado lo ejerce un “compañero”, ya no es tan malo.

Feliz 2020.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)