Isabelle Chaquiriand
Isabelle Chaquiriand

A las palabras no se las lleva el viento

Una amplia mayoría de los votantes no lee los programas de gobierno. 

No tomamos la decisión en base a ese documento, pero sin embargo, le damos mucha importancia. Una foto habitual de campaña es ver a los candidatos alzar los brazos con los gordos documentos en su mano, para mostrar la profundidad y solidez de su propuesta de gobierno.

Eisenhower decía “preparando las batallas, los planes me han resultado poco útiles, pero la planificación indispensable”. La realidad es que la mayoría de los ciudadanos consideramos que es importante que los candidatos tengan buenos programas y asumimos que lo que dicen en discursos y entrevistas es un buen resumen, o al menos sus principales pinceladas.

Por ejemplo, una palabra bastante presente entre los candidatos es “emprendimiento”. La promoción del emprendimiento es considerada en la mayoría de las economías como una forma efectiva de crear empleo, incrementar la productividad y competitividad, disminuir la pobreza y alcanzar metas sociales.

En Uruguay en particular, de acuerdo a un estudio realizado por el BID, las nuevas empresas generan mucho más empleo que aquellas establecidas y son más propensas a invertir en investigación y desarrollo que las empresas maduras. A pesar de ello, según el Centro de Estudios para el Desarrollo, el 60% de los emprendedores ve al Estado decididamente como un obstáculo. ¿Cuánta importancia le dan los políticos al tema en sus programas de gobierno?

Si tomamos los programas de los diferentes partidos, podemos ver que, en el caso de los blancos, la palabra “emprendimiento” es mencionada 30 veces, mientras que, por ejemplo, como referencia, la palabra “educación” es mencionada 91 veces. En el caso de los colorados la mencionan 27 veces y “educación” 167. En el del Frente Amplio, “emprendimiento” aparece 22 veces, mientras que “educación” 276. En el Partido Independiente, la palabra aparece solo 3 veces, mientras que la segunda es mencionada en 133 oportunidades.

Solo blancos y colorados le dedican un capítulo especial al tema de emprender. Ambos coinciden en la necesidad de fomentar una cultura emprendedora y generar programas de capacitación y apoyo para impulsar el desarrollo de nuevas empresas, pero luego el enfoque de sus propuestas difiere. Los blancos tienen un encare más estratégico, trabajando con el ecosistema y proponiendo definir una estrategia nacional en la materia; mientras los colorados van a iniciativas más operativas, como generar regímenes tributarios especiales, facilidades para exportar o fomentar la creación de fondos de inversión, entre otros. A pesar de no tener un capítulo especial, en el Frente Amplio las menciones a la palabra tienen un enfoque muy diferente a los otros. Se refieren principalmente en el marco de emprendimientos cooperativos, de economía social y solidaria o de economía colaborativa.

G. K. Chesterton, escritor y periodista británico, decía “la idea que no trata de convertirse en palabras es una mala idea; la palabra que no trata de convertirse en acción es, a su vez, una mala palabra”. Por lo que no es mala idea seguir un poco más las palabras de los futuros dirigentes de nuestro país, en especial a la hora de definir el voto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)