Ignacio Sienra
Ignacio Sienra

La mano tendida

Luego de un breve impasse autoimpuesto, producto de temas pasionales relacionados al deporte, retornamos a esta otra pasión de poder expresarnos libremente en el medio mas liberal que el Uruguay conoce, y que es hace ya más de 100 años, el diario El País.

La distancia de estos días, me ha permitido retomar algo de objetividad y sacar algunas conclusiones.

Gastar tiempo, pensamientos y tinta en analizar el desgobierno actual, en mi caso ya sería redundante. He escrito estos últimos cinco años constantemente sobre ello.

A la luz de las ultimas encuestas y de la realidad interna del partido de gobierno, vamos a centrarnos estos próximos decisivos 10 meses que faltan para octubre, en todo lo positivo que debe hacer y contener el próximo gobierno del Partido Nacional y de coalición.

Así como la campaña del Dr. Jorge Larrañaga fue un éxito que trascendió a su sector y a su Partido y determinó que habrá plebiscito por el tema seguridad —porque esto así como está ya no se aguanta: cerramos el año con récord histórico en materia de homicidios—, toda la oposición debe ir tejiendo y pensando en una gran coalición para gobernar en el próximo período, en donde ningún partido tendrá mayoría parlamentaria absoluta y los acuerdos políticos volverán a ser imprescindibles.

Hoy podemos notar un gran cambio; mucha gente nueva se ha sumado a líderes tradicionales y ha salido al ruedo a dar la batalla: Ernesto Talvi, Edgardo Novick, Juan Sartori, que se suman a los candidatos tradicionales de los partidos fundacionales e Independiente.

Ha salido a la cancha el Dr. Julio María Sanguinetti con gran fuerza para recuperar su viejo Partido Colorado.

Es imperioso que la oposición toda, trace lineamientos de acuerdos en temas básicos, como lo serán sin duda, la seguridad, la educación, la política exterior, la política económica e impositiva y la reforma del Estado. No podemos prescindir de figuras como el Dr. Pedro Bordaberry o el Escribano Guillermo Stirling y tantos mas que han sido transparentes en su accionar político y en su retiro no bajan armas y siguen dispuestos a la pelea

No podemos equivocarnos: la salida va a ser durísima. Miremos a Argentina y ese es un espejo para Uruguay. No se sale de esta realidad en un ratito y de un plumazo. Tal vez quien gane opte por ir al fondo directamente, sin gradualismos. Pero, igualmente, se necesitará tiempo y dolor. Ahí estará su impronta.

Y lo que debe tener además el ganador, es una gran capacidad de zurcir acuerdos programáticos, las puertas abiertas y una mano tendida a todos quienes quieran y tengan las capacidades para dar solución a cada problema. Asimismo, aquellos que no resulten electos, deberían estar dispuestos a dar lo mejor de si donde el gobierno los convoque.

No vale competir sólo para ganar. La hora exige el compromiso de todos. Cada cual desde donde pueda. En mi caso será a través de la ciudadana lucha de todos los días y desde estas columnas en las que no cejaré en procurar la unión de la oposición, para llegar al gobierno, y desde donde no surgirán mas críticas, para un gobierno y Partido de gobierno que está acabado.

No queremos la grieta para Uruguay; nos negamos a su presencia. Mas allá de referencias personales jocosas, queremos un Uruguay inclusivo, de todos y para todos.

¡Que 2019 sea muy bueno para todos los uruguayos!

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados