Ignacio Sienra
Ignacio Sienra

Trabajar juntos ya para el 2019

Observando, informándonos, vamos compartiendo con algunos líderes de la oposición y políticos, diferentes conclusiones e ideas, que nos han despertado la necesidad de acelerar el procesos para asegurar un exitoso cambio de gobierno.

Las circunstancias están todas dadas y el modelo FA agotado; lo único triste es que todavía falta mucho. Pero veamos el lado positivo: utilicemos el tiempo que falta para trabajar y acordar temas y será tiempo ganado. Debemos tender puentes sólidos en temas centrales en los que la mayoría de la ciudadanía está de acuerdo, y ya no le cree más al Frente Amplio.

Me explico un poco más.

Debe haber elecciones internas. Eso es sano que así sea, y que sea en ellas que se elijan los candidatos. Pero no para arrear el Poncho de Saravia e intentar seducir por el lado de quien es mejor blanco, quien grita más para la tribuna, sino que debe ser para debatir ideas y que la gente elija. Paralelamente, sería brillante, acordar cinco o seis temas en los cuales trabaje toda la oposición —Partido Nacional, Partido Colorado, Partido Independiente y Partido de la Gente— y se acuerde que, cualquiera sea el resultado, esos temas serán abordados en conjunto con políticas e ideas que surjan de ese consenso. Esto mostraría una madurez de la clase política, que, seguramente traería una mejor votación de la oposición toda, y con ella mayorías superiores al 50% (hoy el FA no tiene el 50%, pero tampoco lo tiene la oposición).

De esa manera, estaríamos ganando tiempo sin dudas, pero, además, se estaría generando una credibilidad y entusiasmo en la gente, que sin dudas votaría y premiaría la iniciativa que muestre trabajo, seriedad, compromiso y adelantarse a lo que se viene. Sin ánimo de atacar a nadie, tenemos un modelo terminado, pero no tenemos en toda la oposición una alegría fervorosa, nuevas ideas, fuerza arrolladora.

Sin dudas, se requiere una enorme apertura para consensuar —concertar nos gusta más—, y admitir ideas diferentes a las propias, siempre que no se vulneren principios esenciales.

Pero hay temas tan fuertes que van a requerir un actuar rápido y firme.

El gasto público no da más, la presión tributaria asfixia —el ministro, vicepresidente y nuevamente ministro, así lo admite, utilizando eufemismos irritantes—, la Educación requiere una reforma muy profunda, la seguridad es un desastre, se requieren obras de infraestructura prometidas y no llevadas a cabo impostergables —90% de promesas incumplidas en este aspecto—, la Salud deberá ser reformada y reformulada, la política exterior es un mamarracho que hay que reconstruir, dejando de lado la actual que se reduce a viajes del Presidente, que solo han generado expectativas y nada más, porque el FA no quiere... El TLC con Chile escracha a Vázquez como pusilánime y lo de Venezuela es una vergüenza

En fin, es en los grandes temas que venimos analizando, donde se debería poder acordar ya, políticas comunes a aplicar, cualesquiera que sean el o los candidatos de la oposición, que resultaren electos.Luego, obviamente, las simpatías y la confianza de la gente determinarán quienes votarán mejor, y cada candidato le pondrá su impronta.Esto habría que articularlo YA.

¿O estoy tan errado?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)