Ignacio Sienra
Ignacio Sienra

Blancos unidos rumbo al triunfo

No podemos estar más contentos, que en este momento con nuestro Partido Nacional. Solo crucemos los dedos.

Somos íntegros desde nuestro nacimiento con Oribe. Somos rebeldes. Somos el partido de la patria, de la unidad del interior con la ciudad. Del interior profundo, y en las ciudades Capitales. Somos Aparicio Saravia, Herrera… ¡somos Wilson! No somos fáciles.

Y ante este desastre de los gobiernos del Frente Amplio, que nos han azotado, venimos pregonando un cambio que será para el partido -que va a ganar las elecciones-, un sacrificio enorme. No alcanza ser videntes para apreciar las profundas dificultades heredadas por el gobierno de Macri, y las enormes desafíos para hacer cambios. Estos se caen de maduros, pero están enquistados en la sociedad de nuestros hermanos argentinos. Están sufriendo y mucho; en nuestro país también lo están.

Por fin, nos pusimos de acuerdo en ir varios pero unidos. Cada cual a marcar sus votos, con su potencia y su impronta. Debemos ir después por Montevideo.

La oportunidad está, pero que nadie crea que será fácil. Nada más lejano.

Hay que dar una batalla cuerpo a cuerpo, centímetro a centímetro, "

La batalla es en todos los frentes, en cada espacio, en cada casa, en el trabajo, en la Universidad, y en el barrio.

Y la tarea debe abarcar un discurso inclusivo, dirigido a todos, a la inmensa multitud de ciudadanos que ya no encuentran ninguna identificación con el Frente Amplio y sus gobiernos; ellos necesitan al igual que todos, renovar la esperanza y saber que hay una opción dentro del partido nacional, que está plagado de credenciales para hacerse cargo de este tipo de instancias.

Nadie se olvida de que fuimos los que nos levantamos contra el centralismo capitalino, los que estuvimos siempre del lado de las libertades, defensores de las leyes. Los que nos opusimos siempre y de frente a la última dictadura militar junto a algunos sectores del partido colorado y del Frente Amplio (Seregni, Batalla y Michelini padre), los que junto a Wilson Ferreira desde el exilio minamos los falsos cimientos del régimen, y denunciamos la violación de derechos humanos en dicho período.

Somos los que, teniendo la chance de acceder al gobierno, fuimos víctimas de un pacto que tuvo como objeto central impedir presentarnos a las urnas con nuestro candidato natural, que fue mantenido preso, hasta al día siguiente de la elección, cuando fue liberado y le aseguró al país la gobernabilidad necesaria para terminar con el régimen.

Somos los que sacamos las castañas del fuego y votamos la ley de caducidad para garantizar la democracia y la paz entera del país. Y nunca con resentimiento. No le pasamos ni le vamos a pasar facturas a nadie. Les extendemos la mano y los invitamos a sumarse, para una muy ardua tarea, que implicará cambios profundos para reencauzar al país, en temas de profundo interés. Las puertas del partido están como siempre abiertas; nadie les va a preguntar ni a reprochar nada. Ni de donde vienen. El abanico que les ofrecemos es amplio, con matices, se puede elegir, pero eso sí, el tronco, firme como un roble, será el gran partido nacional unido para gobernar con dientes apretados.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)