Ignacio Munyo
Ignacio Munyo

Patria de Libertad

Nuestra Constitución, jurada el 18 de julio de 1830, nació marcada por el sello de la libertad. Fue impulsada por líderes que mantuvieron ese ideal superior, pese a las reformas, interrupciones y enmiendas posteriores que se sucedieron con el tiempo.

El domingo pasado celebramos los 191 años de aquel día histórico.

Nuestra Carta Magna se inspira en las constituciones liberales de Francia y Estados Unidos, y es para los uruguayos mucho más que un texto donde se expresan los derechos y deberes de los ciudadanos y las normas que regulan el Estado: ha probado ser prenda de unión, y un fundamento de fortaleza con alcances en todos los campos, y, por supuesto, en el económico. En sus primeros artículos establece que Uruguay “es y será para siempre libre e independiente” y que “los habitantes de la República tienen derecho a ser protegidos en el goce de su vida, honor, libertad, seguridad, trabajo y propiedad”.

El 24 de junio tuve el honor de participar como orador, junto a destacados panelistas internacionales, en un evento de la Atlas Network, organizado desde Washington en el marco del Latin American Liberty Forum, con audiencia global. Palabras de elogio hacia el “modelo uruguayo” de “Libertad Responsable” en el manejo de la pandemia y su relación con la economía, fueron común denominador entre los expositores extranjeros.

Como uruguayo me hizo sentir orgulloso de pertenecer a una gran tradición histórica de libertad y responsabilidad.

El evento tuvo como cierre la presencia del presidente Luis Lacalle Pou. El mandatario resaltó su vocación por el respeto a la libertad, tanto en el marco de las decisiones individuales, como en de las relaciones internacionales y comerciales. También remarcó que el final de la pandemia y nuestras fortalezas institucionales pueden traer una gran inmigración para la cual el país debe prepararse.

Datos objetivos de fuentes externas aseguran las mejores condiciones para inversionistas, empresas y personas de alta calificación que quieran migrar a nuestro país.

Uruguay nuevamente es destacado mundialmente por el manejo sanitario. Hace unos días se conoció la noticia de que ocupamos la posición número 11 en 154, en el ranking de Der Spiegel liderado por Finlandia, Luxemburgo, Noruega y Dinamarca; que evalúa las restricciones impuestas a la libertad, las campañas de vacunación, la mortalidad y el impacto sobre la economía.

La democracia uruguaya es ejemplo mundial y se destaca por amplio margen en la región, según todos los rankings internacionales. La paz social es un gran activo exclusivo de Uruguay en toda América Latina.

En la actual realidad mundial, dominada por la pandemia y los problemas sociales consecuentes, Uruguay ofrece un ambiente casi único para lograr la afluencia de inversiones que pueden abrir una nueva etapa en el desarrollo de nuestro país. La llegada de empresas del porte de Google, de Globant y el proyecto de ciudad tecnológica a erigirse en Colonia, son apenas tres ejemplos.

La Constitución que celebramos tiene una profunda inspiración en la libertad como base de nuestra Patria. La “Libertad Responsable” ya se ha convertido en una muy valiosa “Marca País” en el contexto global actual.

Uruguay tiene por delante una oportunidad histórica que no puede desaprovechar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados