Ignacio Munyo
Ignacio Munyo

Monitores prendidos

Todas las pantallas encendidas, activados los mecanismos de alerta, el tablero de control no es solo de Uruguay, es del mundo entero. Arrancó el 2021 y más que nunca la dinámica internacional, geopolítica, comercial, sanitaria, y de realineamiento político, exige estar muy atentos.

La carrera de las vacunas es hoy el centro de atención. A medida que las vacunas estén disponibles, la clave será la distribución, mientras que la diplomacia acompañará las luchas dentro y entre los países, para definir quién debe recibirlas y cuándo. Todo eso, en un contexto global en el que las encuestas sugieren que menos de la mitad de las personas están dispuestas a vacunarse.

Mega eventos globales como los Juegos Olímpicos o la Expo Dubai tendrán su segunda oportunidad, luego de haber sido cancelados en 2020.

En EEUU, el 20 de enero asume el nuevo gobierno encabezado por Biden y Harris con la expectativa de que la economía crezca 3% en el año. No se espera que se frene la guerra comercial con China, sino que logre hacerse de una forma más efectiva.

En Europa se proyecta un crecimiento de la actividad económica cercano al 5%. El ruido político no nubla la recuperación en Alemania que tendrá elecciones el 26 de setiembre para elegir al sucesor de Merkel. Por su parte, el Reino Unido tiene un arduo trabajo para entretejer sus redes comerciales tras el Brexit.

China, que a pesar de la pandemia creció 2% en 2020, festejará a todo trapo el centenario del Partido Comunista con una economía que crecerá más de 8%. A su vez, arranca un nuevo plan quinquenal con una estrategia dual: mercado interno como motor junto con el impulso externo de las exportaciones de productos de mayor sofisticación y calidad.

En este contexto global, hay consenso en que las tasas de interés se mantengan en valores mínimos históricos, casi nulos. Esa es una buena noticia para un Uruguay que necesita financiamiento externo, tanto para el gobierno que tiene que pedir prestado 20 de cada 100 pesos que gasta; como para impulsar la inversión extranjera. También hay expectativas firmes de que se mantengan los buenos precios internacionales para los alimentos.

En Brasil, se espera crecimiento, mientras los inversores prenden velas a la imagen de Paulo Guedes para que se mantenga al frente del Ministerio de Hacienda. Sería una mala señal que la simplificación del sistema tributario y la reforma del estado quedaran en el olvido.

Si bien en Argentina se proyecta cierto rebote de la economía, el centro de la atención estará puesta en la negociación de un nuevo acuerdo con el FMI. No hay dólares para pagar los vencimientos que caen en el segundo semestre del año,.

La recuperación económica tiene un condimento extra con cambios de presidentes en tres países de la región: con elecciones en Ecuador, en Perú y en Chile con un proceso complejo en el que está mucho en juego: 11 de abril para constituyentes; 21 de noviembre primera vuelta presidencial y legislativas, y 19 de diciembre la segunda vuelta.

Todo lo anterior afecta las perspectivas económicas del Uruguay. Es un año para estar atentos, para mirar la región y el mundo, para no descuidad hechos ni consecuencias, y por lo tanto para que Uruguay pueda tomar decisiones consistentes con lo que vaya sucediendo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados