Ignacio Munyo
Ignacio Munyo

Legitimidad para avanzar

Uruguay tiene una agenda pendiente de reformas para recuperar el crecimiento económico y generar las condiciones para avanzar hacia estadios superiores de desarrollo.

No es posible impulsar un nuevo ciclo de expansión económica sin una recuperación significativa de la inversión, que no crece hace tiempo. Más allá de aquellas asociadas a regímenes especiales, es difícil imaginar un rebrote de inversiones si el país no logra reducir aquellos obstáculos regulatorios y operativos que impiden que el sector productivo pueda alcanzar mayores estándares de eficiencia.

Urge bajar el peso de la burocracia sobre el sector productivo, volver más eficientes las empresas públicas, mejorar las condiciones para contratar personal y reimpulsar la inserción internacional. Nadie duda que la tarea es muy compleja: implica entrar en debates ideológicos y afectar intereses creados. Sin embargo, se puede ser optimista.

La composición del Parlamento electo abre las puertas para que el nuevo gobierno pueda promover la agenda pendiente de reformas que la economía necesita para recuperar la inversión y volver a crecer. Casi un 60% de los legisladores en ambas cámaras -electos por el Partido Nacional, Partido Colorado, Cabildo Abierto, Partido de la Gente y Partido Independiente- deberían apoyar esta agenda pro crecimiento. Por lo menos así lo sugiere el siguiente análisis de los programas de gobierno comprometidos con sus votantes.

Junto con Erika Chabén, en el Centro de Economía Grant Thornton del IEEM, analizamos las 791 páginas de los programas de todos los partidos que obtuvieron representación parlamentaria, en aquellas áreas definidas como más relevantes en la agenda pro crecimiento. Para resumir tanta información, desarrollamos un índice que considera la cantidad de propuestas similares en relación a la totalidad de propuestas de los programas de gobierno. Este “índice de similitud” toma valores de 0 a 1, en donde 1 refleja total similitud y 0 ninguna similitud.

La agenda pro crecimiento debería contemplar una reducción del peso de la carga del estado en el sector productivo. En los programas de los diferentes partidos hay un claro foco en las empresas de menor porte. La mayoría propone una revisión del régimen fiscal y la burocracia requerida con el fin de impulsar el desarrollo de las Mipymes. En esta línea, la similitud de las propuestas de programa del Partido Nacional es relativamente alta con el Partido Colorado (0,23), Partido de la Gente (0,23) y Cabildo Abierto (0,22). La similitud es bastante menor con el Frente Amplio (0,10), Partido Independiente (0,09) y PERI (0,00).

La eficiencia de las empresas públicas es uno de los puntos de la agenda pro crecimiento en donde se encuentran mayores discrepancias entre ambos grupos. Mientras que es relativamente elevado el índice de similitud de las propuestas del Partido Nacional con las del Partido de la Gente (0,40), Partido Independiente (0,29), Partido Colorado (0,27) y Cabildo Abierto (0,20); es muy bajo con las del PERI (0,07) y Frente Amplio (0,04). Por un lado, el FA propone un fortalecimiento del rol de las empresas públicas y la creación de nuevas empresas del estado en sectores definidos como estratégicos. Por otro lado, el resto de los partidos que obtuvieron representación parlamentaria proponen un fortalecimiento con mayor independencia de las unidades reguladoras (Ursec y Ursea) para que sea mayor la transparencia en la fijación de precios y el control de las empresas públicas. También, existen acuerdos en explicitar cualquier tipo de subsidio encubierto en las tarifas, en una selección más rigurosa de los directores y en la intención de impulsar el financiamiento a través del mercado de capitales.

La contratación de personas con capacidad de agregar valor es una barrera hoy presente entre los que analizan invertir en Uruguay. En este punto, las propuestas del Partido Nacional tienen elevada similitud con las del Partido Colorado (0,24), Partido Independiente (0,22), Partido de la Gente (0,19) y Cabildo Abierto (0,16). Con las del PERI (0,10) y Frente Amplio (0,13) las diferencias son mayores. El primer grupo reconoce y hace referencia explícita al trabajo realizado por Eduy21 mientras que el segundo no hace mención alguna. La capacitación para apoyar la reconversión laboral de las personas más vulnerables ante el avance de la tecnología, afortunadamente, está omnipresente en los programas.

En la agenda pro crecimiento, la formación permanente en competencias esenciales para el trabajo tiene que ir de la mano de una actualización de la regulación laboral para fomentar la contratación. En esta materia, el índice de similitud de las propuestas del Partido Nacional con las de Cabildo Abierto (0,36), Partido Independiente (0,30) y Partido Colorado (0,26) es elevado. La similitud es marcadamente menor con las propuestas del Frente Amplio (0,07) y PERI (0,05). Todos, excepto el Frente Amplio y PERI, plantean que el funcionamiento de los Consejos de Salarios debe contemplar la necesidad de adaptar la negociación a las especificidades de cada empresa. También, todos menos el FA y PERI, coinciden en derogar el decreto que fundamenta a la ocupación como una extensión natural del derecho de huelga.

Finalmente, en la agenda pro crecimiento no puede estar ausente una profundización en la inserción internacional del país. Mayor apertura comercial no solo mejora el acceso a mercados, sino que genera incentivos internos para implementar todo el resto de la agenda. En inserción internacional, la similitud del programa del Partido Nacional es relativamente alta con el Partido Colorado (0,28), Partido Independiente (0,19), Cabildo Abierto (0,17) y Partido de la Gente (0,13); y bastante menor con el Frente Amplio (0,09) y PERI (0,00). El foco centrado en el Mercosur es la principal diferencia entre ambos grupos. Mientras que el programa del FA se centra en el Mercosur y plantea buscar una mayor coordinación entre los países del bloque y la región latinoamericana, el resto de los partidos que tendrán representación parlamentaria (exceptuando el PERI) proponen impulsar dentro del Mercosur la posibilidad de negociar nuevos acuerdos bilateralmente fuera del bloque.

Para mirar hacia adelante Uruguay se tiene que convencer de que es posible implementar una agenda de reformas que apuntale un crecimiento productivo generalizado y autosostenido. El desafío es enorme, pero un primer paso ya se dio: el 27 de octubre la ciudadanía eligió a sus representantes y legitimó al próximo gobierno para poder avanzar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)