Ignacio De Posadas
Ignacio De Posadas

Aunque sea un poco tarde

Hace casi 28 años la ciudadanía votó, en un referéndum, la derogación de algunos artículos de la llamada “Ley de Empresas Públicas”.

Lo hizo movilizado por una terrible manija del FA y de sus sindicatos, acompañada por el doctor Sanguinetti, (cuyos legisladores habían votado a favor de la ley) y por algún legislador blanco, (que no la había votado). La campaña fue al grito de: “No al Neoliberalismo”; “No a las privatizaciones”; “Defendamos a nuestras empresas públicas”; “quieren regalar las joyas de la abuela,” (por Antel) y otras genialidades demagógicas (como los piratas, ¿se acuerdan?)

Ahora, todo ese batuque, en concreto, a qué se refería? Bueno es recordarlo.

Se trataba de dos o tres puntos: 1) El referéndum eliminó el artículo 1 de la ley que permitía al Poder Ejecutivo conceder u otorgar permisos para la ejecución de servicios públicos; 2) también se eliminaron similares facultades pa- ra los directorios de entes autónomos y servicios descentralizados; 3) se derogó el artículo 2 que permitía a la Administración Central y a los entes contratar con terceros actividades que no fueran cometidos esenciales del Estado o servicios públicos y, por último, 4) el artículo 10 que facultaba a Antel a prestar sus servicios de telecomunicaciones en forma directa o indirecta. Esa era la substancia, lo concreto: la amenaza horrible al ser nacional.

Mirémoslo a los ojos de lo que hemos visto estos años, protegidos del neoliberalismo, para dimensionar objetivamente la cosa.

Hoy, vemos que se concesionan, entre otras cosas, servicios penitenciarios y de salud, el ferrocarril y otras obras públicas, se permite la generación privada de energía y se crean decenas de sociedades anónimas para llevar adelante actividades del Estado (sin control parlamentario, ni del Tribunal de Cuentas). Eso en cuanto a los tres primeros puntos derogados. Después, referente a “las joyas de la abuela”, Antel compite en el mercado de la telefonía celular, sin haber desaparecido, y va camino a nuevas formas de contrataciones de derecho privado.

Queda el temita de “la defensa de nuestras empresas públicas”, (al que parece haberse abrazado otra vez el Dr. Sanguinetti, para oponerse a la desmonopolización de la refinación de petróleo). Pues, la verdad es que en este punto, los manijeadores del referéndum tuvieron oportunidad de predicar con el ejemplo y lucirse, cuando les tocó gobernar.

Defendieron Pluna de maravillas; le pegaron a Ancap una cepillada fantástica de 800-900 millones de dólares y ahora nos venimos a enterar que la joya de la abuela no solo iba a crear 857 cargos de funcionarios públicos presupuestados, sino que tiene una estructura funcional caribeña: entre otras perlas, tiene un gerente cada 29 funcionarios y ¡155 gerentes o jefes que ni siquiera tienen personal a su cargo! Si eso no es defender nuestras empresas públicas…

Más increíble aún es que nos sigan verseando con los mismos argumentos. La oposición a que se desmonopolice el refina- do de petróleo se basa en razonamientos paleolíticos.

Por un lado están los que sacaron del armario los viejos huesos del fantasma extranjero y vuelven a agitarlos, al grito de que nos dominarán los de afuera. Como si no dependiéramos siempre de multinacionales que nos venden el crudo. Los que argumentan lo del cuco imperialista son los mismos que dicen que no tiene sentido desmonopolizar porque igual nadie se va a instalar. Una cosa o la otra: las dos, no.

Y quedan aquellos que no quieren votar porque sostienen que la desmonopolización no hará por sí sola que bajen los precios. Mientras no los haga subir, ¿será que no vale la pena defender el principio (constitucional), de libertad?

¿Por qué no miramos un poco lo que pasó con las desmonopolizaciones que ya han ocurrido en nuestro país, (gracias a la ley de Empresas Públicas)?

Los servicios de seguros mejoraron enormemente y ahí sigue el Banco de Seguros del Estado; no te digo nada de la producción de alcohol, (como acaba de demostrarse a raíz de la pandemia). El mercado de la telefonía celular funciona muy bien y la generación privada de energía eléctrica ha llegado incluso a ser bandera política del Frente: “cambiamos la matriz energética”, (sí, gracias a Lacalle Herrera).

Sería triste que no podamos aprender de nuestros propios errores.

¡Después de tantos años!

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados