Ignacio De Posadas
Ignacio De Posadas

Rescatar cierto liberalismo

"Es de evidencia que muchas sociedades viven un cuadro de crisis económica luego social, con fenómenos de fractura, anemia, inseguridad y marginalidad y después política, con insatisfacción hacia la Democracia".

De eso trata mi libro "Al Rescate de un Liberalismo Perdido", cuyo sentido se sintetiza así:

"Mi tesis: sostener que el abandono del pensamiento liberal no ha producido construcciones filosóficas y morales, que evitaran los errores y males, que aquejan a nuestros países".

"Rechazamos determinadas certezas, pero en su lugar nos quedamos con… teorías que revelan… menos sustento y ni siquiera alcanzan a dar parámetros objetivos: todo pasa a ser relativo".

"Nuestro país vive este fenómeno: la ley es un instrumento de la mayoría, derecho es aquello que puede exigirse por la fuerza; las instituciones decaen y son sustituidas por el corporativismo. Eliminada la adhesión por determinados valores, instituciones como la familia, pierden jerarquía y capacidad formadora. La igualdad, aplicada como ideal máximo, se lleva por delante a la libertad, a la propiedad y a la intimidad. La Democracia no consigue encarar los problemas y pierde prestigio y adhesión". "Las tesis del modernismo y del posmodernismo fueron eficaces en su crítica, pero incapaces de sustituir la construcción que demolieron. La izquierda, que pretendió sustituir el orden natural aristotélico-tomista por el materialismo científico y el pensamiento dialéctico, terminó por desmoronarse". "Es necesario hacer el esfuerzo para buscar premisas y valores que den sentido". "La existencia de un orden, en nosotros y en el mundo es una experiencia que no se circunscribe al cristianismo. Nadie más que Marx discurrió en función de categorías, tanto antropológicas como sociológicas y económicas". "Nadie puede ser un auténtico relativista, como tampoco un auténtico agnóstico. Para proclamar que todo es relativo hay que partir de la base de que eso es absoluto, así como para sostener la imposibilidad del conocimiento, hay que poder afirmar que eso es cognoscible, absolutamente."

"Nadie vive como si nada pudiera conocer o como si todo le resultara moralmente indiferente. Hay un orden". "La experiencia también nos indica que ese orden, sobre todo en lo que hace al ser humano, no es circular, un girar en el vacío, sino que apunta hacia algo." "La existencia de una causa final, de un telos, lejos de ir a contrapelo de nuestro ser, le da sentido". "a partir de la convicción de la capacidad del ser humano para conocer y de las limitaciones de esa capacidad, es posible adentrarse en el sentido del hombre y del universo, para descubrir qué cosas podemos afirmar y sobre cuáles nos podemos apoyar para encarar un camino, que haga y dé sentido".

"Este ejercicio nos lleva a entender que la imposición de algo como ley debe guardar armonía con la realidad". "Nos apunta hacia una vida en sociedad de seres humanos iguales en su esencia y diferentes en todo lo demás, con defectos y virtudes, naturalmente afines a su preservación y a la persecución de sus fines. Lo que se traduce en un universo de derechos y deberes, ambos de igual esencia y valor". "La experiencia apunta hacia el fracaso de las fórmulas basadas en la ausencia de propiedad privada, unidas a mecanismos de decisión centralizados, que responden a creencias acerca de la viabilidad y superioridad de la planificación". "Mirando el otro extremo, el modelo puro de la resolución de todos los aspectos económicos y sociales según oferta y demanda en libre juego, también hay experiencia acumulada que apunta a limitaciones y llamados de atención". "Un liberalismo objetivo no puede negar eso". "Para que el mercado pueda cumplir su función hay que reconocer sus debilidades y sus limitaciones".

"Hay que ser muy humilde y muy prudente a la hora de reglamentar". "La experiencia también demuestra que es muy difícil desmantelar las reglamentaciones después que son aprobadas y más difícil aún atajar a las autoridades regulatorias después que son creadas". "Por último, debe reconocerse que el mercado no es en materia social siempre la mejor herramienta".

"La Democracia requiere de un funcionamiento de mercado". "Ahora bien, el mercado no favorece la igualdad", "funciona por carriles de premios y castigos y no tiene mecanismos inherentes para empujar a los lerdos o recoger a los caídos. Así, irónicamente, al tiempo que la democracia requiere del mercado, el mercado conspira en parte contra la democracia, (al achicar los espacios de igualdad)".

"Estamos viviendo una realidad, cultural y moral, plagada de defectos, que da muy malos resultados, pero que el relato oficial defiende como moderna y liberada de un pasado medio mítico, dominado por fuerzas oscuras, económicas (el neoliberalismo), culturales, (la derecha) y hasta espirituales, (contrarias al laicismo)". "No se trata de eso. Se trata de ofrecer una opinión: fundada y probada. ¿Perfecta? No. Pero con mucho kilometraje andado, que ha aprendido de sus defectos, que no pretende ser hegemónica, al tiempo de ofrecer siglos de reflexión y de experiencia".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)